Cómo vestir y maquillarse para una boda
En cualquier boda debemos seguir un cierto estilismo para ir elegantes, es un día especial y tendremos que atender al protocolo de la ceremonia. Respecto a la vestimenta, se recomienda evitar vestidos escotados, estampados llamativos, pantalones y minifaldas. Los complementos también serán importantes pero las joyas deben ser discretas para no eclipsar a la novia: unas medias sencillas, pendientes sencillos, colgantes pequeños y si vamos con bolso que sea de asa corta. Te contamos las normas básicas para vestir correctamente en una boda:

– El maquillaje debe ser muy natural, con tonos suaves, rasgos finos, que quede elegante. Ponte un poco de colorete, perfila tus ojos, da brillo a tus labios y no necesitas nada más.

– Recuerda que la protagonista es la novia y ninguna invitada debe causar más impacto que ella. Algún día podrás ser tú la reina de la ceremonia, pero todavía falta.

– No se puede elegir el blanco, porque es el color de la novia, ni el negro, por asociarse al luto. Son ideales otros colores como el rojo, el naranja, el verde suave o incluso el azul marino.

– Lo más preciso es que las invitadas lleven un vestido que combine con abrigo o chaqueta. También se admite el traje de chaqueta.

– No se recomienda llevar minifalda porque es demasiado provocativo para una ceremonia religiosa, ni pantalón porque es un tanto vulgar para un acto tan especial.

– Los trajes muy escotados, de tirantes o que dejen los brazos desnudos no son muy bien vistos para asistir a la ceremonia en una Iglesia.

– Los vestidos deben llegar a la rodilla, ni más corta, ni muy por debajo. Ponte unas medias sin dibujos o si es verano y quieres llevar las piernas al descubierto no olvides de ir bien depilada.

– Los tejidos más adecuados para los vestidos son lana fría, crepe de lana y seda salvaje. Las lentejuelas, el lamé o los brillos son mejor para fiestas de noche.

– Tampoco apuestes por modelos con estampados estridentes. Los colores deben ser suaves que no causen impacto visual, un tanto discretos.

– Un bolso pequeño, sobrio y de asa corta, es el complemento más adecuado para la ocasión.

– Los sombreros y pamelas son aliados perfectos de una boda de mañana cuando pega el Sol. Si eres una mujer bajita no te pongas sombreros de ala muy ancha. Las invitadas que luzcan este complemento deben llevarlo hasta el final del banquete, si te lo quitas antes pierde el encanto y el glamour.

– Si se tiene el pelo largo, un moño o recogido es más estiloso que la melena suelta al viento. No te hagas coletas ni experimentos raros. Péinate como de costumbre pero con más dedicación.

– Lo correcto es que la mantilla de color negro la lleve sólo la madrina. Este adorno se luce con traje de una sola pieza, con manga hasta el codo o más larga, color liso y con el largo por la rodilla o por debajo.

– Las joyas no deben ser ostentosas, nada de piedras ni oro muy llamativo. Una buena opción son las perlas y los brillantes pequeños.

– El zapato tiene que ser de piel o forrado con la misma tela del vestido. Procura que no estén muy gastados, pero es recomendable que te los pongas unos días antes para que se adapten mejor a la forma de tu pie y no te duelan durante la ceremonia.