Qué prendas elegir para disimular piernas gruesas
¿No estás contenta con tus piernas? ¿Te comparas a las modelos de las portadas y piensas que a ti no te quedaría igual? La realidad es que la gran mayoría de las mortales no somos modelos, pero sí podemos ser pícaras y utilizar algunos trucos para elegir la ropa que nos estilice y nos siente mejor. Y eso no tiene porqué significar ir de negro de arriba a abajo.

El primer consejo, aplicable a disimular las piernas, pero también las caderas gruesas, es usar colores más oscuros de cintura para abajo. Es un truco óptico muy básico: los colores oscuros adelgazan y los claros engordan. Si, por ejemplo, llevas unas medias tupidas de color negro y sobre ella una falda vaquera o una lisa y en color beige o gris claro, el efecto óptico te hará parecer más delgada. Lo mismo sucede cuando llevas vestidos, si eliges un vestido corto, a la rodilla, y estampado, el contraste con las medias oscuras te favorecerá.

Las falda con algo de vuelo son perfectas para ocultar los muslos gruesos.

Si te gustan las minifaldas, no tienes porqué dejar de llevarlas sólo porque tus piernas no son delgadísimas. Si las acompañas de botas hasta la rodilla de tacón grueso y medias tupidas oscuras verás que estás muy favorecida.

Los pantalones tipo boyfriend, es decir, aquellos que son caídos y anchos, disimulan muy bien el contorno de las piernas. Los hay en casi todos los materiales: algodón, vaquero… ya que son tendencia este otoño-invierno. Puedes combinarlo con una chaqueta de cuero, camisa o camiseta blanca y botines.

Los leggins en tonos oscuros o en rayas verticales también estilizan las piernas. Puedes mezclarlos con lo que quieras: minivestidos, camisetas grandes, etc.

Prueba cualquiera de estos estilismos y verás cómo te sientan.