Ropa para viajar
Cuando te vayas de vacaciones, lo mejor es, simplificar tu guardarropa para maximizar el tiempo de relajación. Esto no es muy difícil: con unas pocas piezas clave y una buena estrategia simplificada, seguro que consigues verte elegante, cómoda y siempre vestida de manera adecuada. Aquí tienes unos cuantos consejos para cuando te vayas a destinos cálidos:

– La comodidad es la clave. Al viajar, mira a los tejidos que mejor se mantienen sin planchar. El algodón y algunas mezclas (nylon, lycra, etc.) pueden ser perfectos para realizar tu viaje.

– Los colores deben ser básicos; separados deben poder mezclarse y combinarse. Negro, blanco, caqui y marrones son ideales, pero no tengas miedo a colores como el rojo o el naranja.

– Llévate un pareo. Este es un salvavidas, porque lo puedes usar para ir a la playa, a la piscina, si tienes alguna excursión, para ir a desayunar, etc.

Pantalones cortos o faldas y camisetas se pueden convertir en tu uniforme diario. Según la zona a la que vayas, no destaques demasiado las marcas de tu ropa, ya que dejarás muy claro que eres una turista total.

– Si tienes algún evento por la noche, no debes olvidar un vestido negro. Intenta que no sea demasiado llamativo.

– Una chaqueta de punto. Se convertirá en tu fiel compañera durante la noche. Puedes llevarla de color negro o blanco.

– No te cargues con accesorios. Lo que puedes hacer es comprarlos en la zona amoldándote a tus propias necesidades. Deja tus joyas caras en casa.

– Dos pares de zapatos como mínimo: sandalias informales y sandalias de vestir. Otra opción es llevarte tus zapatillas de deporte y unas sandalias para vestir.