Alta costura en Beirut


Algunos de los mejores diseñadores de moda occidentales están sufriendo estrepitosamente la crisis financiera, pero los diseñadores libaneses dicen que han logrado escapar de la peor crisis de los últimos años principalmente por dos motivos: imponer una alta costura asequible y sus ricos clientes árabes. Aunque muchos no lo crean, los tacones altos, los vestidos de formas ajustadas y los salones de belleza, forman parte de las rutinas diarias de muchas mujeres libanesas.

Hay que saber disfrutar de la moda, por eso en muchos lugares se está imponiendo como norma de estilo el alquilar un vestido de un gran diseñador para usar en un gran evento antes que comprarlo de forma inmediata en una tienda. Así las cosas, no es de extrañar que los diseñadores más importantes del país se hayan hecho muy famosos por el diseño de colecciones de vestidos largos, con lentejuelas y con unas marcadas líneas clásicas listos para usar.
SEGUIR LEYENDO «Alta costura en Beirut»

John Galliano cierra la Semana de la Moda de París


La semana de la moda de París ha acabado y el diseñador gibraltareño John Galliano ha sido el encargado de ponerle el broche de oro. Como es habitual, su colección Primavera-Verano 2011 para Dior, ha sido una de las preferidas y como siempre, la puesta en escena ha sido espectacular. El creador trasladó a todos los asistentes a una base naval del Pacífico Sur y ambientó el desfile en los años 20. “Uno de los temas de nuestra inspiración fue el guardarropa de un marinero. Estaba viendo Rebelión a bordo, los increíbles romances polinesios y Marlon Brando. Creo que fue una gran manera de contrastar los abrigos, cabañas, parcas”, dijo el creador de la colección.

Galliano presentó un desfile lleno de lujo que contrastó con la sobriedad de Céline y la oscuridad de Givenchy, los otros diseñadores que desfilaron el último día de la Semana de la moda de París. El desfile de Galliano, puso el toque de fantasía y color que siempre hace falta y alegró a los asistentes con sus diseños imposibles y maravillosos. Acorde con el look marinero, las modelos lucían pantalones anchos con grandes palmeras impresas y camisas hawaianas. Galliano quería que cada modelo fuera como un retrato individual y también lucieron vestidos vaporosos, asimétricos, con telas frágiles, transparentes, etc. Todas llevaban un maquillaje muy exagerado y como no, prestando mucha atención a los complementos: sombreros, pañuelos, cuellos de piel, sombrillas… fueron los verdaderos protagonistas.

Entre los colores elegidos, abundaban el rosa y el naranja y los estampados de mariposas sobre vestidos o chaquetas. La propuesta de Galliano para los trajes de noche fueron los vestidos, con cristales o puntos dorados, de color blanco y mucho trabajo de costura a mano detrás. Sin lugar a dudas, los desfiles de John Galliano son un lujo para la vista y sus creaciones un ejercicio de pura imaginación, para mujeres atrevidas.

Mucho glamour en el festival de Venecia


Estos días se está celebrando en Venecia la 67 edición del festival de cine, y aunque se han visto menos caras conocidas que otros años, hubo varias estrellas paseando por la alfombra roja, siendo Natalie Portman, sin duda, la que más ha brillado hasta ahora. La actriz, de origen israelí, fue la encargada de abrir la edición de este año del festival con la película Black Swan del director Darren Aronofsky. Durante el día, Natalie Portman, eligió para la presentación un sencillo vestido de uno de sus diseñadores favoritos, Dior. Era de color azul, corto, abullonado y de palabra de honor. La actriz dio muestra de la dulzura que la caracteriza y por la noche deslumbró con un look espectacular. Desfiló por la alfombra roja con un vestido de Rodarte con el cuello en V y detalles de Swarovski a la altura del pecho. Como complementos llevaba una sandalias doradas de Dior y una cartera a juego. Natalie Portman es el claro ejemplo de que la naturalidad es lo más glamouroso.

Otra actriz que brilló el primer día del festival fue Jessica Alba, que presentaba su película Machete. Para la presentación de la misma la actriz norteamericana eligió un vestido de Dolce y Gabbana floreado en tonos rojos y negros, ceñido a la altura de la cintura y acompañó con unas sandalias negras de plataforma. Por la noche, al igual que Natalie Portman, Jessica Alba apareció en la alfombra roja con un vestido de fiesta de Valentino Alta Costura. El minivestido negro fue muy acertado, pero era demasiado sencillo y fue eclipsada por Natalie Portman.


Por la alfombra roja también pasaron otras celebrities como Michelle Williams, viuda de Heath Ledger, que se ha apuntado a la moda del pelo corto que está en boga ahora en Hollywood y apareció con una melena cortita y muy rubia con un vestido de la colección Crucero 2011 de Jason Wu en color nudo, de manga francesa, cola y unas pequeñas flores a la altura del pecho. Acompañó el modelo con unos Louboutin del mismo color y un clutch de cocodrilo negro de Cecilia. Sin duda un look retro que enfatiza la fragilidad de la actriz.

Sofía Coppola eligió un look informal para la presentación de su película Shomewhere, y acudió con unos shorts, una camisa semiabierta y unos mocasines. Ya por la noche, fue homenajeada por Louis Vuitton y la directora apareció con un vestido negro con semitransparencias, muy elegante y sencillo, tal y como es costumbre en el estilo de la hija del director de El Padrino. Tampoco pasó desapercibida la veterana actriz Catherine Deneuve, que hace de «mujer florero» en la película Potiche. La actriz francesa paseó por al alfombra roja con un vestido- túnica gris con un brazo al aire que dejó claro la elegancia de la actriz.

Colección otoño invierno de Chanel 2010


La verdad es que en verano da un poco de agobio ver abrigos y chaquetas de lana, pero la moda es así, va un paso por delante. Y si la moda va por delante, las colecciones de Chanel mucho más, porque todo el mundo pone sus ojos a ver qué ha hecho la firma francesa. Siempre sorprende por su calidad y por su elegancia y esta colección no iba a ser menos. Si en la colección primavera-verano nos proponían unas prendas originales, llenas de fantasía, en esta colección para el otoño, que acaba de ser presentada en París, la marca vuelve la mirada a las líneas clásicas que la caracterizan y a los colores sobrios.

Los colores, precisamente, es lo que más llama la atención de esta colección porque son colores rotundos, con personalidad. El próximo invierno predominarán los tonos marinos, camel, burdeos, botellas y negros. Son colores que favorecen mucho y dan mucha presencia. Hay que saber llevarlos, pero si se hace bien, no pasarás desapercibida. En esta colección se dejan atrás los estampados y se presta más atención a los colores planos.

En cuanto a las formas, predominan las faldas rectas en forma de tubo o bien en envasé. Las mangas raglán visten muchas de las prendas y también predominan las mangas tres cuartos. Las prendas estrella son los vestidos de una pieza, los abrigos y los trajes de chaqueta. Los cortes de los diseños, como es habitual, son impecables. Los tejidos, al igual que los colores, son tejidos rotundos y fuertes. Quitando algún vestido de gasa o tul, el resto de la colección se caracteriza por prendas hechas en lana, piel, cuero… ya puede hacer frío, que con un diseño de Chanel ni se nota.

Veinte iconos del siglo XX


La fundación mallorquina Ars Nova y el Museo del traje de Madrid han creado una exposición muy original y digna de ver: 20 iconos del siglo XX. Esta muestra, que estará en el propio Museo del Traje desde el 13 de junio hasta el 31 de agosto, hace un repaso de los precedentes estéticos de la moda con la reinterpretación de grandes modistos actuales como Frances Montesinos, David Delfín o Agatha Ruiz de la Prada, entre otros. La exposición trata de que diseñadores modernos como Jesús del Pozo, Amaya Arzuaga o Roberto Verino homenajeen a diseñadores veteranos como Yves Saint Laurent, Dior o Chanel. Muy interesante…

«La correspondencia de las parejas se ha hecho teniendo en cuenta la coincidencia a la hora de entender la moda entre los diseñadores actuales y los clásicos», explicaba la presidenta de Ars Nova, Tania Frau, que añadió: «Montesinos ha captado la liberación de ataduras que Poiret proporcionó a la mujer creando un abrigo extravagante y elegante a la vez, igual que Ágatha ha hecho suyo el traje de metal de Rabanna llenándolo de colores».

Por su parte, Pedro Mansilla, comisario de la exposición, se refiere a estas nuevas creaciones, como “recreaciones admirables, homenajes sinceros que ya lanzan el reto de juntarse alguna vez con los originales que los inspiraron”. Con estas referencias, apetece son duda ir a dar una vuelta por la exposición.

Además de estas «20 parejas» de diseñadores, la exposición cuenta con dibujos originales de los diseñadores homenajeados así como objetos de culto en el mundo de la moda: el traje chaqueta de Chanel, el smoking femenino de Yves Saint Laurent, el vestido cota de malla de Rabanne, la minifalda de Mary Quant, el traje bar de Dior… Una cita ineludible para amantes del diseño y la moda, pero también para todo el público en general

Mucho glamour en los premios Tony


Este fin de semana ha tenido lugar las 64 ceremonia de los Tony Awards, los llamados Oscar del teatro. Cada año se reúne en el Radio City Music Hall de Nueva York lo más granado del teatro. Este año la tónica de los premios ha sido premiar a grandes estrellas de Hollywood por lo que en la alfombra roja se pudieron ver caras muy conocidas.

Fue el caso de Scarlett Johansson, quien recibió el premio a Mejor Actriz Secundaria por su papel en la obra «A View From the Bridge». Otra estrella del cine que se fue a casa con un premio fue Denzel Washington, reconocido con el galardón de Mejor Actor por su rol en la obra «Fences». Por su parte, Catherine Zeta-Jones ganó el premio a Mejor Actriz en un Musical por su interpretación en «A Little Night Music».

Pero, además, en este tipo de premios, como pasa siempre, hay otra protagonista indiscutible: la moda. Los famosos posan delante de miles de flashes y las marcas de alta costura se pelean por vestir a las actrices y actores. Este año no podía ser menos y dentro y fuera del Radio City Music Hall se vieron modelitos impresionantes.

Una de las mejores vestidas, fue, sin duda, la triunfadora de la noche, Catherine Zeta-jones que eligió para la ocasión un vestido de Atelier Versace con incrustación única, strapless y joyas increíbles. Estaba divina. La otra protagonista de la noche, Scarlett Johanson también iba fabulosa con con un vestido verde de paillettes mezclando tonos oscuros gracias a la aportación del negro en el resto de los detalles. Este vestido es de la colección de otoño-invierno de Elie Saab, aunque hay que decir que la hacía un pelín mayor.


Junto a Will Smith posó Jada Pinkett-Smith con un modelo arriesgado pero que no le quedaba nada mal. El vestido corto de volantes era de Marchesa y resaltaba mucho su estilizada figura.

Menos afortunados fueron los modelos de Katie Holmes y Cate Blanchett. La mujer de Tom Cruise eligió un espectacular vestido de Armani Privé, que sin embargo la actriz no supo lucir con mucho estilo. Cate Blanchett también se decantó por Armani Privé y escogió un traje de chaqueta plateado con brillos. Ella se lo puede permitir porque tiene un tipazo, pero tanto brillo era demasiado…

En cuanto a los hombres, la mayoría se decantó por el esmokin clásico negro, con camisa blanca y pajarita. Nos quedamos con Ricky Martin porque estaba impresionante.

La Alta Costura, una necesidad


Seguro que muchísimas veces os habéis preguntado qué pinta la Alta Costura en el panorama de la moda actual, ¿verdad? Sí, es todo un espectáculo pero son looks imposibles, que no dictan tendencia y que, además, sólo unas privilegiadas pueden adquirir. Entonces, ¿qué papel juega?

Desde hace ya algunas décadas, la Alta Costura ha cedido el protagonismo al Prêt-à-Porter pues, éste último, representa las necesidades actuales de todas nosotras, es decir, ropa funcional, bonita, que nos sirva en cualquier ocasión y que nos haga sentir cómodas y a gusto. Y eso es algo que la Alta Costura no nos permite. ¿Os imagináis asistiendo a una cena de Navidad que un aparatoso Dior Alta Costura? Lo sé, yo tampoco. Hacia los años 30 y 40 había miles de consumidoras de Alta Costura que adquirían las prendas y las vestían, pues eran mucho más llevables de lo que hoy son. Hoy en día sólo quedan 150 compradoras de Alta Costura que, en su mayoría, la adquiere como coleccionistas.

¿Por qué se siguen haciendo desfiles de Alta Costura entonces? Sencillo. Aunque no lo creáis, la Alta Costura es la esencia de la moda, es punto de fantasía y teatro que se ha perdido con el casual y que todas necesitamos para seguir soñando. Pensad en los shows de Galliano para Dior o de Jean Paul Gaultier. Imaginad los Valentinos más excepcionales y la excentricidad de Christian Lacroix… Los desfiles de Alta Costura son una necesidad para los diseñadores que dejan volar su imaginación y crean piezas de museo impensables en una colección de Prêt-à-Porter. Pero, aunque muchos no lo crean, también lo son para las adictas a la moda pues nos permiten soñar, sentirnos parte de algo exclusivo y admirar verdaderas obras de arte con vida.

Sí, obras de arte con vida. Crear un vestido de Alta Costura implica la obligación de, como mínimo 250 horas de trabajo artesanal, el uso de los tejidos de más alta calidad y que todo, absolutamente todo, esté bordado y cosido a mano. Un verdadero trabajo de costura que, a partir de ahora veréis con otros ojos y disfrutaréis como nunca. La próxima cita es en París.

Colección primavera-verano 2010 de Carolina Herrera


La colección de Carolina Herrera para esta primavera y verano de 2010 es, como no podía ser de otra forma, muy clásica y elegante. Se trata de prendas que no podemos llevar en cualquier ocasión, sino en días especiales; no en vano estamos tratando de una colección de alta costura.

Para las mañanas veraniegas encontramos vestidos en forma de túnica, con la cintura sin marcar y minifalderos, que quedan muy bien con sandalias, ya sean planas o de tacón. Estos vestidos los podemos ver tanto con los hombros al aire, forma que favorece mucho, como con media manga. También podemos elegir los vestidos de la colección que marcan la cintura, desplegando después la falda en un alarde de volumen.

No podían faltar las rayas marineras, como en otras colecciones de tantos y tantos diseñadores. Los conjuntos marineros son muy clásicos, en tonos azules, blancos y rojos, pero con formas nada adecuadas para el tiempo libre. Juzgad vosotras mismas. La mayoría de las prendas son trajes chaqueta.

Aparte, encontramos la colección que en muchas revistas es clasificada como “look para ir a la oficina”. Nunca he entendido esta frase. Estamos en un país en el que por desgracia los salarios son muy bajos y el 90% de los puestos de las mujeres que trabajan en oficinas no son de categoría alta. No creo pues que muchas mujeres podamos (o queramos, por supuesto), ponernos estos trajes para ir a trabajar; de todos modos os dejo una foto para que os hagáis una idea.

Para la noche, la colección se centra en el negro y los tonos metálicos. De nuevo encontramos vestidos que marcan la cintura, pero las formas son más elegantes y sensuales. Los largos se acortan para dar una imagen más sexy.

Frida Giannini, la capitana de Gucci


En el número de marzo de la revista Elle pudimos ver un reportaje realizado a Frida Giannini, directora creativa de Gucci.
Frida ha trasladado el equipo de la firma a Roma, abandonando Florencia, sede de la firma desde 1.921. El motivo es que ella se siente muy romana y se encuentra mejor en la ciudad eterna.

Es una mujer de 37 años firme y decidida, a quien le gusta tenerlo todo bajo control; aduce que con tantas colecciones siempre surge algún imprevisto, y si todo está controlado ella se siente más tranquila.

Sus colaboradores son gente muy joven; pocos de ellos llegan a la treintena. Será que así Frida se siente más segura de sí misma…

Giannini se formó en Fendi y trabaja en Gucci desde el año 2.002, donde empezó supervisando las colecciones de bolsos En el 2.006 ya estaba al frente de la firma. Confiesa que “esta casa ha marcado mi historia personal: mi madre a menudo vestía de Gucci y mis primeros zapatos de tacón llevaban las dos G entrecruzadas”.

Frida presentó el mes de septiembre pasado la colección Primavera-Verano 2.010 en la pasarela de Milán; todo estaba listo desde hacía varias semanas, pues no le gusta que nada quede al azar. El taconazo ha sido uno de los protagonistas: las modelos desfilaron con tacones de auténtico vértigo; y es que a Frida le encanta calzarse zapatos de tacón: su explicación se basa en que le aportan altura, y por lo tanto seguridad, en las reuniones con hombres; “los hombres siempre acaban compitiendo conmigo”, confesó. Otros protagonistas fueron los vestidos étnicos y los trajes bordados con cristales (bordado artesanal, según dice).

Parece que para Frida también hay vida más allá de la moda: su pasión es montar a caballo y, en otro orden de cosas, se ha implicado en la obra social de la firma Gucci, por ejemplo visitando el trabajo realizado en Malawi por Unicef gracias a las aportaciones de la marca.

Tommy Hilfiger vende su firma


El 15 de marzo de 2010 el grupo Philips-Van Heusen (PVH), propietario de firmas como Calvin Klein, DKNY o Arrow, llegó a un acuerdo definitivo para comprar Tommy Hilfiger por un total de 2.200 millones de euros (unos 3.000 millones de dólares) más las deudas por valor de 100 millones de euros. La operación alumbró un grupo de moda con ventas por valor de 4.600 millones de dólares.

El diseñador Tommy Hilfiger seguirá como primer diseñador de la marca, una firma que representa la esencia del más puro estilo americano, inspirándose en la ropa de cowboy, el rock and roll y el american way of life.

En una reciente entrevista concedida a la revista Marie Claire, Hilfiger hablaba de sus inicios: en cuanto pudo reunir 150 dólares trabajando de noche en una gasolinera, compró 20 pares de tejanos, los transformó y abrió una pequeña tienda a la que llamó “People’s Place”.

Tuvo mucho éxito y abrió varias tiendas más en los campus universitarios del estado de Nueva York. No prestó la suficiente atención al negocio y tuvo que declararse en quiebra. Pero volvió a empezar, ya tomándose el asunto más en serio, y triunfó. Recordaba con cariño la época en la que los tejanos eran solamente ropa de trabajo, de campesinos y ganaderos, pero cuando se convirtieron en parte del uniforme de las marinas de los U.S.A. y de Inglaterra, allá por los años setenta, se popularizaron.

Declaró que la crisis actual nos enseña que “la big party”, la gran fiesta, ha terminado. Que hay que resurgir, pero sin basarse de nuevo en la cultura de la abundancia; hay que desarrollar una nueva mirada hacia la vida, valorando las cosas realmente importantes como la salud, ser feliz más allá de las posesiones materiales. Apreciar cada día, vivir el momento intensamente. Pues parece que la crisis también le ha llegado a él. Pero mal parado parece que no ha salido…