Las peor vestidas de los Oscar 2010


Ya dimos un repaso a los estilismos más elegantes de la gala de los Oscar de este año. Pero todo análisis de una alfombra roja tiene su otro lado: el de las menos elegantes.

La verdad es que este año no hubo grandes fiascos, se echó de menos a alguien con ganas de llamar la atención y de ser muy extravagante, pero todo el mundo fue bastante correcto. Las menos elegantes han sido las que, simplemente, no han elegido del todo bien.

Ese ha sido el caso de Suzy Amis, la esposa de James Cameron, director de «Avatar», eligió un vestido azul vaporoso que no le favorecía en absoluto. El vestido no estaba del todo mal, pero era un poco estilo de madrina de boda.

Otra que no acertó, aunque suele ser sinónimo de elegancia, es Charlize Theron. Escogió un vestido en tonos malva de Vera Wang. Charlize Theron sabe lucir un traje de alta costura, se nota que ha sido modelo, pero el traje elegido, con esas dos flores enmarcándole el pecho, no era un acierto.

Tampoco me gustó el vestido de Zoe Saldana. La protagonista de «Avatar» llevaba un modelo de Givenchy con pedrería, falda de vuelo con volúmenes en los bajos y color morado degradado. Demasiados elementos a la vez en un traje muy recargado.

El vestido azul con abertura y escote muy pronunciados de Mariah Carey ha hecho que, según casi todos los rankings, sea la peor vestida de la gala.

La actriz tan famosa en los 80, Molly Ringwald, también se equivocó al elegir un vestido morado y, sobre todo, un peinado, que no le sentaba del todo bien.

Y vosotros, ¿qué opináis?, ¿quiénes fueron las peor vestidas de la gala de los Óscar?

Las mejor vestidas en los Oscar 2010


Vestidos largos, colores claros y empolvados, mucha pedrería y muchísimo escote palabra de honor. Esas han sido las características más repetidas en la alfombra roja de los Óscar 2010.

Entre las más elegantes de la noche, una habitual en las listas de las mejor vestidas: Diane Kruger, con un diseño de Chanel en blanco roto y negro espectacular.

En la reciente gala de los Globos de Oro destacamos a Cameron Díaz como una de las más elegantes y la actriz ha vuelto a destacar, con un vestido de pedrería de Óscar de la Renta, con escote palabra de honor y el vuelo justo en la falda. Perfecto.

El escote palabra de honor era el elegido por una gran mayoría. Kristen Stewart, de azul petróleo, con un vestido drapeado de Monique Lhuiller dejaba de lado su habitual estilo desaliñado para ir muy elegante, aunque se la nota incómoda y tímida en este tipo de eventos.

Por supuesto en la lista de las mejor vestidas no faltan las habituales como Penélope Cruz o Sarah Jessica Parker. Penélope Cruz decepcionó un poco, fue a lo seguro, con un vestido de Donna Karan de color granate, con escote palabra de honor y un corte demasiado parecido a los trajes qie ha llevado en ediciones anteriores. Sarah Jessica Parker optó por uno de los modelos de Alta Costura de Chanel y un moño muy trabajado, estilo años 60.

También destacaron las actrices más maduras. Espectacular vimos a Michelle Pfeiffer, que no cruzó la alfombra roja, pero sí entregó un premio durante la gala. También muy elegantes vimos a Meryl Streep, de blanco inmaculado y Sigourney Weaver, con un vestido granate de escote asimétrico.

Las peor vestidas en la historia de los Óscar


Hace poco os hablábamos del ranking que la revista Entertainment Weekly había hecho con las actrices más elegantes en los últimos 20 años de los premios Óscar. Penélope Cruz, con un Versace en color empolvado fue la elegida. Pero como sabéis, tan divertido como elegir a las más elegantes es elegir a las peor vestidas.

En la lista deberían ocupar los primeros puestos Demi Moore y Björk. Seguro que recoráis el vestido-cisne con falda en forma de tutú del diseñador Majan Pejoski. La cantante islandesa lo lució en la alfombra roja de los Óscar el año en que estuvo nominada por su actuación en «Dancing in the dark».

De Björk podemos decir que no buscaba ser elegante, sino llamar la atención, pero en el caso de Demi Moore, allá por 1989, sólo podemos decir que se equivocó, y mucho. Unos pantalones estilo ciclista y el vestido con capa conforman una mezcla sencillamente horrorosa.

Y es que hasta las más bellas y elegantes tienen un día malo y eligen mal. Así les sucedió a Sharon Stone y Uma Thurman, como podéis ver en la foto. Mención aparte merece el vestido que escogió Geena Davis en los Óscar de 1992, de los diseñadores Ruth Meyers y Bill Hartgate, la mezcla entre minivestido, volantes y guantes largos es difícil de olvidar.

También se equivocó la guapísima Beyoncé en la edición del 2009 al elegir un vestido diseñado por su madre, con silueta sirena, en negro y dorado, con un estampado de flores que hacía que el vestido pareciera más un papel de regalo que un traje de fiesta.

Tampoco Angelina Jolie, hoy una de las más elegantes, acertó en su estilismo cuando recogió su Óscar a mejor actriz secundaria por «Inocencia interrumpida»: pelo liso largo y negro, vestido negro, sombra de ojos negra… parecía Morticia Adams.

Penélope Cruz elegida la mejor vestida de los últimos 20 años en los Óscar


Y no lo decimos nosotros, lo dice la revista americana Entertainment Weekly. Han elaborado una lista con las 20 actrices que, según ellos, mejor han representado el estándar de los premios Óscar en los últimos 20 años y quien ocupa el primer lugar es Penélope Cruz, gracias al vestido de Versace que lució en la edición del año 2006.

La que ocupa el segundo lugar es Nicole Kidman, una habitual en las listas de las más elegantes, y viéndola con el maravilloso vestido de John Galliano, en 1997, cuando todavía estaba casada con Tom Cruise (y ella no había pasado por el botox), no nos extraña que ocupe el segundo lugar.

El tercer lugar de las mejor vestidas de la historia reciente de los Óscar lo ocupa Julia Roberts. Cuando ganó el Óscar a mejor actriz por su papel en «Erin Brockovich», lució un elegante vestido en blanco y negro de Valentino.

El resto de actrices que ocupan los 10 primeros puestos entre las mejor vestidas son: Michelle Williams, Sharon Stone, Renée Zellweger,
Angelina Jolie, Halle Berry, Anne Hathaway (a la que podéis ver en la foto vestida de Armani Privé) y Cate Blanchett.

La lista se completa con: Gwyneth Paltrow, Reese Witherspoon,Winona RyderKate Winslet,Claire Danes, Kate Hudson, Kim Basinger, Charlize Theron (que, la verdad, me sorprende que ocupe el lugar 18 y no uno de los primeros puestos), Jodie Foster y, por último, Jennifer López, con un vestido vintage estilo sari creado por Valentino y que lució en la entrega de los Óscar de 2003.

Y vosotros/as, ¿qué actriz creéis que ha sido la mejor vestida en las últimas ediciones de los Óscar? ¿Estáis de acuerdo con la lista de Entertainment Weekly?

Naomi Campbell y el mundo de la moda homenajean a Alexander McQueen


Como ya os habíamos contado en anteriores entradas, Naomi Campbell quería organizar un desfile benéfico para recaudar fondos con los que ayudar a la reinstalación del sistema sanitario de Haití. Sin embargo el desfile, enmarcado en la Semana de la Moda de Nueva York, acabó convirtiéndose en un homenaje al recientemente desaparecido Alexander McQueen.

El diseñador inglés, famoso por sus trabajos en casas tan prestigiosas como Givenchy o Dior, y de tan solo 40 años, falleció la semana pasada. Según la prensa británica MacQueen se habría suicidado.
Como recordatorio a la figura de McQueen y a sus aportaciones al mundo de la moda, los últimos trajes del desfile fueron diseños de McQueen y los lucieron Naomi Campbell y otras top models como Helena Christensen o Karen Elson. Campbell realizó el último tramo del desfile entre lágrimas, y es que la modelo británica era una de las pocas personas del mundo de la moda que conocía bien al diseñador, que siempre rehuyó de las fiestas y de relacionarse con el mundillo que rodea la moda.

La encargada de presentar el acto fue la Duquesa de York, Sarah Ferguson, que también tuvo palabras de homenaje para Alexander McQueen.

Junto a las tops también desfilaron famosos de todo tipo, desde el rapero Chris Brown (más famoso por sus peleas con su ex, Rihanna), a Kelly Osbourne o diseñadoras como Donna Karan o Diane Von Furstenberg, y el fotógrafo David Lachapelle.

La anécdota del desfile la protagonizó la top Agyness Deyn, que tropezó no una, sino dos veces con los altísimo zapatos de Burberry que llevaba, lo que la obligó a quitárselos y acabar el desfile descalza, entre los aplausos del público.

Las peor vestidas de la alfombra roja de los Grammys 2010


Este año, más que nunca, están de moda los estilismos más arriesgados y excéntricos entre las celebrities ¿Ganas de llamar la atención como sea? ¿De romper la rutina? ¿Será verdad eso de “si no puedes elegante, sé extravagante?

A extravagancia nadie puede ganar a Lady Gaga que ha conseguido triunfar en la música (logró 2 grammys durante la gala) y conseguir una personalidad propia en la moda. Ella no pretende estar en las listas de las más elegantes, sino que la recordemos. Y lo ha vuelto a conseguir. Lució un Armani Privé en color plata, modificado para ser aún más espectacular. La cantante iba además subida a unas plataformas imposibles.

Rihanna últimamente luce un estilismo también arriesgado, con su pelo rubio teñido y sus trajes de cuero con aire punk. Sin embargo, para los Grammy eligió un traje de Elie Saab, largo, blanco, que no pegaba demasiado con su imagen actual.

Otra que eligió un vestido de corte clásico, pero inadecuado para ella fue Pink, con un Tony Ward en tonos grises y en degradado con escote palabra de honor que habría estado muy bien para alguna cantante melódica, pero no para ella de la que se espera un estilo más rompedor.


Milley Cyrus tampoco acertó con su minivestido en verde oscuro. Está claro que la joven quiere romper con su imagen de chica buena pero ni el corte del vestido ni la pose de rebelde le van bien. Este estilismo la avejentaba un poco.

Pero las que peor eligieron su vestuario fueron, sin duda alguna, Britney Spears y Shaila Durcal. Britney llevaba un Dolce & Gabanna negro con transparencias que más bien parecía un bañador con una malla por encima. En cuanto a Shaila Dúrcal… creo que no puedo decir nada que no diga la propia imagen: mirad la foto.

Las mejor vestidas en la alfombra roja de los Grammys 2010


Se acaba de celebrar la ceremonia de entrega de los premios más importantes de la música: los Grammys. Pero lo que nos interesa no es tanto la música como los modelos de las cantantes que allí acudieron.

La alfombra roja de los premios de música siempre es muy variada. No se trata tanto de ser la más elegante o ni siquiera la más sexy, se trata de llamar la atención. Por eso hablamos de las mejor vestidas y no de las más elegantes porque elegancia, lo que es elegancia, no hubo mucha, sino ganas de llamar la atención.

Por eso la ganadora de la noche, Beyoncé, optó por un vestido ceñido y escotado. En color maquillaje y con un diseño bastante original de Stephan Roland. En mi opinión, de los estilismos más acertados de la noche, aunque los pendientes dorados, demasiado ochenteros, no convencían tanto.

Otra de las que consiguió llamar la atención fue Jennifer López, con un ceñido vestido en blanco y plata de Versace. No se puede decir que fuera elegante o glamouroso, pero sí llamativo y muy adecuado para una gala como los Grammy.

Pero no sólo hubo looks llamativos, Nicole Kidman que acudió acompañando a su marido el cantante country Keith Urban, no arriesgó nada, pero siguió siendo una de las más elegantes con un modelo en negro de Prada.


Taylor Swift fiel a su estilo, vestidos de princesita, largos y de pedrería, en esta ocasión lució un diseño de Kauffman Franco en azul. La angelical Taylor, pese a que nivel internacional no es demasiado popular, sí lo es en Estados Unidos y consiguió el galardón a mejor álbum del año.

El desfile de alta costura de Valentino en París


La casa Valentino ha recurrido a la naturaleza y a la ecología para sorprender a todos en su último desfile. La marca, ha presentado estos días en París su colección de alta costura para la primavera 2010 y ha decidido recordar a todo el mundo, la importancia de la naturaleza en nuestras vidas. Grandes árboles digitales se balanceaban cada vez que una de las modelos andaba por la pasarela.

«Hidden Eden» fue el nombre elegido por los diseñadores de la casa, el dúo Maria Grazia Chiuri y Pier Paolo Piccioli. La muestra evocaba una moda naturalista y una ropa temblorosa debido a la suavidad de las telas utilizadas. La yuxtaposición estuvo presente el tiempo que duró el evento: tecnología y naturaleza, gasas con pieles de tiburón… todas las combinaciones parecían perfectas en un lugar tan embriagador.

El dúo de diseñadores tampoco arriesgo demasiado, ya que prefirieron mantenerse fieles a su estilo más clásico que recibir duras críticas al día siguiente. Ningún color llamativo tomó el protagonismo en la pasarela. Los colores tierra fueron los protagonistas y llamaron la atención los vestidos que parecían estar recorridos por las raíces de los árboles. También, todas las miradas se centraron en algunas de las chaquetas con plumas que se pudieron ver.

Todo el desfile se convirtió en una especie de sueño etéreo, con las modelos flotando entre los árboles que aparecían en las pantallas. Para los diseñadores, las chicas se transformaron en una especie de “insectos alargados” (sin ánimo de ofender) que vivían en un bosque perdido.

Elie Saab y sus vestidos para la alfombra roja


Continúa la Semana de la Moda de París con sus colecciones de Alta Costura. Ahora le toca el turno a Elie Saab. El diseñador libanés ha conseguido hacerse un nombre gracias a los vestidos que muchas estrellas han llevado en los Óscar.

Para él está claro que hubo un antes y un después de la concesión del Óscar como mejor actriz a Halle Berry. Todos recordamos la emoción y las lágrimas de la actriz y el vestido de transparencias que lució. Yo personalmente creo que precisamente ese modelo no era de los más elegantes de Saab, pero desde luego sí fue el que le lanzó a la fama. Hasta ese momento Elie Saab no era un diseñador tan reconocido.

Ahora, sabedor de su nombre en Hollywood, sus desfiles siempre están llenos de propuestas pensadas por y para la alfombra roja. Saab no pretende ser un artista como Galliano o Gaultier, no es teatral, ni provocador, ni demasiado innovador, pero sus vestidos destilan glamour.

Las telas vaporosas en colores pastel con grandes aberturas para lucir pierna. Los vestidos de inspiración romántica, los escotes corazón, los vestidos clásicos, con pedrería e incrustraciones son las apuestas del diseñador libanés.

Los tonos son suaves, verdes, azules, color plata y sobre todo destaca el color beige. Algún estampado floral muy sutil y una puesta en escena sencilla. Sin maquillajes recargados ni peluquería fuera de lo común, el protagonismo estaba en los vestidos. Impresionante, ante todo, el vestido de novia:


Dan ganas de ir a los Óscar, sólo por tener la opción de llevar vestidos así.

Chanel “neón barroco” en París


Rodeadas de tubos de néon en malva, verde, amarillo, rosa y blanco salieron las modelos del desfile de Chanel en esta Semana de la Moda de París. Y por si quedaban dudas, el diseñador de la casa francesa, Karl Lagerfeld, lo aclaraba: “Neón barroco es su nombre, la colección se llama así”.

Esos mismos colores: el malva, el verde, el blanco roto… eran los utilizados en los diseños de Lagerfeld para Chanel, siempre en tonos suaves, nacarados, translucidos o plateados. El propio diseñador explicó que quería huir del lujo más obvio, el del oro y los diseños un poco agresivos y a veces incluso vulgares de las alfombras rojas.

Vestidos cortos y estrechos, salpicados de bordados o cubiertos de organza, en sedas fluidas, con bordados de pedrería, o con brocados de flores plateadas, brillantes inundaron la pasarela de París.

Como acostumbra, Lagerfeld reinterpretó las claves de Chanel como los trajes de chaqueta de tweed o las perlas. En esta ocasión presentó trajes de chaqueta y falda-pantalón en tweed y usó las perlas no en los clásicos collares, sino en forma de botones, o en collares portados a la espalda. Incluso en el calzado había incrustaciones de perlas, los botines con perlas incrustadas y los zapatos de plataforma, de estilos futurista, destacaron especialmente.

Los detalles plateados y metalizados servían para dar un toque actual a la colección, los botines plateados, las medias metalizadas y los mitones también en plata y usados como complemento en los vestidos de noche así lo atestiguaban.

Al igual que Galliano, Lagerfeld optó por peinados cardados, exagerados, con tocados o lazos y mechas blanquecinas un poco al estilo Maria Antonieta.

La novia Chanel que cerró el desfile portaba un voluminoso vestido blanco rosa muy claro con larga y volumétrica cola, pero escote y mangas largas plateadas. A juego con ella, un joven vestido con un traje completamente plateado.