Vuelven los collares de perlas


¡Fuera cuellos altos, bufandas, pañuelos anudados al cuello! Llegó la primavera y el calorcito nos permite lucir escote. Durante el invierno hemos tenido casi arrinconados los collares y colgantes porque… ¿cómo ponerse una cadena ajustadita con un jersey grueso?. Ahora puedes sacar a relucir tus collares.

Una de las tendencias de esta temporada son las perlas. “¿Perlas?”, pensarás, “pero si están pasadísimas de moda…”. Pues no; vuelven las perlas, y ya es hora de hacerles justicia, puesto que no tienen por qué resultar anticuadas ni cursis si se combinan bien.

Para mi gusto, las perlas más bonitas son las de agua dulce: aquéllas que tienen forma como de granito de arroz, aunque también las hay con forma chata. Son irregulares, en nada parecidas a las perlas redondas de siempre, y las puedes encontrar en varios tamaños. Un collar de perlas de río puede combinar con cualquier prenda. Con ropa tejana quedará genial, al igual que con prendas de inspiración marinera. La tendencia de los tejidos de mil flores también casa perfectamente con las perlas de agua dulce, las cuales potencian la dulzura de los vestidos de esta línea. Y si te gusta el estilo roquero, también estás de suerte: un collar de perlas de agua dulce con un gran colgante de plata queda genial con una cazadora de cuero negro con tachuelas, por ejemplo. Y ya no te digo nada si te va la ropa gótica: entonces las perlas serán tus grandes aliadas; puedes combinar el collar con un colgante de inspiración celta, como el de la fotografía.


Otra gran ventaja de los collares de perlas de agua dulce es que son muy baratos. Te pueden salir por unos 15 euros (a partir de 18 euros con colgante de plata incluido), dependiendo del tamaño de las perlas y de su longitud. Que no te timen: se trata de perlas cultivadas y, por lo tanto, no deben ser caras. Puedes encontrarlos en http://bauldelaura.blogspot.com/

Tous y Alicia en el País de las Maravillas


La película de Tim Burton “Alicia en el País de las Maravillas” está dando mucho de qué hablar. Y no sólo en el mundo del séptimo arte. Las firmas de moda y accesorios se están apuntando al carro de la “moda Alicia”. Encontramos diseños de vestidos inspirados en trajes decimonónicos, con juegos de volúmenes, encajes y puntillas, o también calcetines con calados y bordados. Una de estas empresas que está adoptando la moda Alicia, en este caso en el terreno de la joyería, es Tous.

La nueva línea prevista para esta primavera – verano 2010, como dicen desde la propia firma, “refleja nuestra filosofía: es feliz, tierna e imprevisible como las colecciones TOUS”.

Son cuatro las colecciones que componen la línea.
La primera es Dinah. Me consta que cuando en diciembre Tous presentó esta colección a diversos medios de prensa, lo hizo en un entorno en el cual se emulaba la escena en la que el sombrerero loco invita a tomar el té a Alicia: una larga mesa llena de platos y tazas de porcelana, teteras, cacitos para la leche… En la colección Dinah predominan las formas orgánicas engarzadas con gemas laminadas. Cada una de las joyas está hecha en oro amarillo de 18 kilates y contiene piedras semi preciosas de amatista, cuarzo limón y topacio.
La colección Fleur destaca por sus piezas de perlas cultivadas, ópalo e hilo de oro.
La línea Petals, se compone de piezas de oro, sin soldadura, que siguen la técnica japonesa del Mokume, que une los metales a presión.
Por último, Mirror, que reproduce espejos antiguos siguiendo el tratamiento Vermeil, que aplica una capa de oro sobre el metal.
Lazos, espejos, topacios, amatistas y ópalos son los materiales de unas colecciones divertidas con mucha fantasía.

Llamadores de ángeles para la primavera


Con el buen tiempo nos apetece más lucir pendientes, anillos… y ahora que empieza a llegar el calorcito y podemos quitarnos los jerseys de cuello alto, ya es el momento de lucir colgantes de nuevo.

Hace ya un par de años que se llevan unos curiosos colgantes: los llamadores de ángeles. Este verano siguen de moda, aunque a quien le gusten de verdad, siempre tendrá ganas de ponerse su llamador, independientemente de las modas.

Y es que los llamadores de ángeles son bonitos tanto en sus formas como por el significado que tienen:

Cuenta la leyenda que hace miles de años un grupo de duendes tuvieron que huir del bosque donde vivían en busca de un lugar alejado del peligro que les acechaba. Pero gracias a su amistad con los ángeles, éstos les obsequiaron con un colgante en forma de bola que tenía dentro unas pequeñas campanillas como símbolo de protección. Los ángeles les dijeron que cuando se sintieran en peligro o desprotegidos, agitaran la bola y al oír las campanillas acudirían en su ayuda.

Sólo pusieron una condición, que eran de uso personal y nunca podrían prestarlos, porque si lo hacían, la magia desaparecería y su protección con ella. Los duendes llamaron a esta bola “llamadores de Ángeles”.

A veces al amanecer, cuando no sabemos con certeza si estamos dormidos o despiertos, o a la hora del crepúsculo cuando las sombras nos hacen dudar de nuestros sentidos, adivinamos invisibles presencias, susurros, aleteos, risas contenidas, y hasta puede rozar nuestra mejilla algo que no podemos definir. Son los ángeles: vienen y van, escuchando nuestros secretos y susurrándonos melodías.

Bueno, ésta es la leyenda. Se supone que si llevas puesto un llamador y lo agitas, las energías positivas acudirán a tu lado. En la India y otros países, las mujeres embarazadas los llevaban a la altura del ombligo para proteger al bebé de cualquier negatividad externa. Independientemente de si se cree en todo esto o no, lo cierto es que los llamadores de ángeles son muy bonitos y el sonido que crean al agitarlos es muy agradable y relajante. Eso sí, os recomiendo que lo adquiráis de plata y que probéis muchos, para encontrar uno que tenga un sonido que realmente sea de vuestro agrado.

Joyas Swarovski inspiradas en Alicia en el País de las Maravillas


Tim Burton está a punto de estrenar Alicia en el País de las Maravillas en España, concretamente lo hará el próximo 16 de abril. En Estados Unidos y en América Latina ya la han podido ver, y la verdad es que la crítica se ha deshecho en alabanzas.

Quizá sea por ello que Swarovski haya decidido crear una colección de joyas dedicada a esta película con tanta historia. En total han creado cuatro colgantes inspirados en el cuento de Lewis Carrol, más unos cuantos anillos y pendientes del mismo estilo. Sólo se pueden adquirir en tiendas Swarovski y la verdad es que son espectaculares, quedan muy bien (os lo puedo decir en primera persona).

Como podéis ver en la imagen superior, los colgantes están formados por una tetera, una magdalena, un donut y un reloj, además de otros adornos. Todos ellos valen 115 euros, menos el del donut que cuesta 93 euros. Más información en www.swarovski.com.

Maxicollares para todas


Están de moda, pueblan los desfiles y en las tiendas los hay de todo tipo de materiales, diseñadores, colores y precios. Acompañados de un little black dress, el clásico traje de cóctel negro, hacen un dúo perfecto para casi cualquier ocasión.

Pero… ¿qué maxi collar elegir? ¿cómo y cuándo llevarlo?

En primer lugar, elige el que más te guste, si lo prefieres que dé varias vueltas al cuello, que sea de bisutería, o de plata, de estilo étnico o con lazos y cintas de seda. Todo vale.

Si tienes el cuello largo y fino, elige cualquier modelo. Si tu cuello es un poco grueso, evita los collares que dan varias vueltas al cuello, te resultarán incómodos y no quedará bien. Si eres bajita elige los collares más largos y finos que estilizarán tu figura. Si quieres ocultar las arruguitas del cuello opta por collares tipo gargantilla.

Para el día lo más adecuado son los collares gruesos y cortos, cuyo color contraste con tu camisa o jersey de un solo tono. Una opción perfecta es pantalón pitillo o falda tubo con jersey de cuello alto y sobre éste un collar grueso y poco pegado al cuello.

Por la noche puedes ser más atrevida, combinar varios collares de distintas larguras o llevar un collar estilo gargantilla en tonos dorados o plateados sobre un generoso escote si vas a un evento glamouroso.


El maxi collar es, de por sí, un complemento recargado y llamativo. Así que cuando lo luzcas no lo complementes con otras joyas XL. Nada de pendientes grandes. Si te apetece llevar pulseras o anillos, cuidado con los colores, intenta que complementen al collar y que sean discretos.

Cómo limpiar tus joyas


La plata es uno de los tantos metales que tienden a envejecerse y deteriorarse con el paso del tiempo y el desuso. Aquí te aconsejamos la mejor manera de limpiar joyas y utensilios construidos en este material, como verás a continuación pueden ser limpiados de manera sencilla y con cosas que siempre tienes a mano:

Una de las maneras más comunes de limpiar las joyas de plata es forrando con papel de aluminio una cacerola o recipiente, colocar agua bien caliente en él y agregar sal hasta que se disuelva. Luego colocas las joyas, las dejas un rato, las retiras y las secas con un paño suave.

Agua tibia y un detergente suave también pueden resultar muy bien para limpiar la plata. Eso sí, no uses ningún objeto abrasivo ni tampoco productos químicos de dicha índole, porque sólo lograrás dañarla.

¿Sabías que también los antiácidos del estilo del alka seltzer pueden ayudarte? Pues no tienes más que colocar un sobre o dos pastillas del mismo en agua y luego dejar las joyas de plata durante unos minutos dentro. La efervescencia será ideal para quitarle cualquier imperfección. Posteriormente enjuagas tus objetos de plata y los secas para dejarlos listos.

Las joyas y alhajas de oro es normal que vayan perdiendo brillo con el paso del tiempo, el desuso y el descuido. Muchas veces forman patrimonio de valor y además recuerdos imborrables de generaciones anteriores. Por eso mismo, mimarlas un poco y tenerlas siempre brillantes es lo mínimo que se puede hacer para preservarlas en buen estado.

El primer turco que te contamos es colocar sobre las joyas de oro un poco del zumo de cebolla, esto ayudará para que se vean más lucidas. Deja actuar durante un buen rato y luego las limpias con un paño suave. Otro truco muy utilizado consiste en colocar tus alhajas en agua caliente con unas gotas de amoníaco, dejas actuar, secar y luego fruta con un paño seco. Ya verás como se removerá cualquier indicio de opacidad.

Un par de gotas de amoníaco en un litro de agua caliente bastan para devolver todo su brillo a cualquier joya de oro.

La pasta dental puede ayudarte. Este truco sirve para oro y plata. Simplemente frotas usando un cepillo suave y luego enjuagas con agua tibia, pasando luego un paño para terminar el trabajo y dejar tus joyas relucientes.

Joyas Paul & Joe


Quizá Paul & Joe y, sobretodo la línea Paul & Joe Sister, sean una de las marcas más deseadas por cualquiera de nosotras que busque calidad, elegancia, fantasía y un toque girly. Sus vestidos, sus blusas…cada temporada hay algo (o bastante) que nos llevaríamos directo a nuestro armario y ahora también a nuestro joyero, porque la marca francesa ha lanzado este pasado año por primera vez una colección de joyería que es una delicia.

Fantasie y Précieux son los nombres que las definen. Dos líneas, una de bisutería alegre, divertida y muy juvenil, y otra de joyería algo más sofisticada. Ambas reivindican la filosofía propia de la marca y expresan un universo de fantasía, con una pizca de humor y cierto estilo vintage.

En cuanto a “Fantasie”, está compuesta por las piezas que lucieron las modelos en París en los desfiles de prêt-à-porter para mujer. Una selección de 15 diseños de acabado dorado, envejecido o de plata, realzados con cristales Swarovski y piezas lacadas.

Estas piezas están realizadas en plata, algunas son chapadas en oro y adornadas con piedras semipreciosas o con acabados oxidados. La temática es variada pero con un objetivo claro: la madre naturaleza, por ello los diseños evocan la delicadeza y belleza de las flores, los motivos vegetales, animales o símbolos de la buena suerte, que no sobran en los tiempos que corremos…

Imaginativas y coquetas, Paul & Joe presenta gran variedad de piezas desde diseños más discretos hasta joyas de fantasía o de temática “animal”. Búhos, peces y leones se pueden convertir en el complemento más chic de cualquier look, bien sea formal o informal, ya que se presentan en oro, oro envejecido y en plata con elementos de color.

Especialmente me gustan las originales cadenas con un medallón en cada extremo (los de la foto superior), con unas ilustraciones de inspiración vintage. Una colección llena de piezas diseñadas con creatividad y buen gusto; desde luego no dejarán indiferente a nadie.

La colección de joyas Paul & Joe se comercializa en nuestro país por distribuciones GL.

Pulsera LOVE de Cartier


Desde que en los años 70 la firma de joyas creó la pulsera LOVE se ha convertido en una pieza de joyería muy apreciada y atemporal. La pulsera está formada por dos semicírculos, que simbolizan dos personas, los cuales se unen formando un círculo completo, el amor. Cada tuerca pretende ser una palabra cantada, un slogan hippy, una pieza revolucionaria diferente que rompa con lo tradicional. La misma forma sobre oro amarillo, blanco o, incluso, rosa. El mismo símbolo grabado a intervalos regulares en cada una de las joyas que reeditan hoy el concepto de los ‘70.

La pulsera Love viene con un pequeño destornillador-llave para cerrarla. Sin el destornillador no se puede quitar, es como un anillo de compromiso del que no te puedes deshacer. Un símbolo de compromiso y fidelidad.

Se han hecho varias reediciones del diseño original, las hay que en lugar de tuercas llevan diamantes y tambien de un grosor mayor. Además dentro de la colección Love también se han diseñado anillos y collares basados en el concepto de la pulsera original.

Sencilla, elegante y de líneas puras y refinadas. Si te lo puedes permitir no dejes de regalarla (¡o de comprártela!). La pulsera Love es un clásico que no pasa de moda así que es un regalo con el que siempre se acierta.

Perlas naturales vs. Perlas cultivadas


Las perlas siempre han sido un símbolo de distinción y elegancia. Siempre que se habla de perlas nos acordamos de la mítica Audrey Hepburn en la película Desayuno con Diamantes.

Hoy día no se llevan las perlas de toda la vida, al menos no para la gente joven. Se combinan con lazos o charms para crear diseños más juveniles e informales.

En este artículo aprenderemos la diferencia entre perlas naturales y cultivadas.

Las perlas naturales se forman cuando un cuerpo extraño penetra al interior del cuerpo del molusco, el cual reacciona cubriendo lentamente la partícula con una mezcla de cristales de carbonato de calcio y una proteína llamada conchiolina, formando la sustancia conocida como nácar, que es la sustancia que forra la cavidad del animal. Al cabo de un período variable la partícula termina cubierta por una o más capas de nácar, formando una perla.

En el caso de las perlas cultivadas, el hombre interviene en el proceso.

Las primeras perlas cultivadas datan de finales del siglo XIX. El japonés Kokichi Mikimoto patentó una técnica para crear perlas redondeadas en 1916. Antes de esto tanto las perlas naturales como las cultivadas tenían distintas formas y tamaños. La técnica de Mikimoto permitió que el negocio de las perlas se consolidase.

Las perlas naturales crecen en un entorno no controlado. En las granjas de perlas se le inserta a la ostra el irritante y se controla el medio en el que vive, de esta manera se aseguran un producto de alta calidad.

Las perlas cultivadas suponen casi el 100% del total. La polución ha provocado una gran merma en la producción de perlas naturales, aún así todavía se pueden encontrar algunas en el Golfo Pérsico.

Existen pruebas científicas a las que se pueden someter las perlas para determinar su origen. Los rayos X y un examen con luz de fibra óptica pueden detectar pequeños puntos naranjas presentes en las perlas cultivadas. La variación de color está presente en las naturales (una misma perla puede tener distintas tonalidades).

Cartier y sus joyas míticas


La casa francesa Cartier ha contribuido desde su nacimiento a engalanar con sus joyas a célebres personajes de la historia.

Son numerosas las personas que han tenido y tienen el privilegio de lucir una joya Cartier, sin embargo existen un puñado de joyas únicas y emblemáticas de la marca que han pertenecido a grandes personalidades marcando un hito en la historia de la joyería.

Entre las piezas más famosas destacan algunas diseñadas para casas reales de todo el mundo como diademas, tiaras tipo “bandeau” y adornos para el cabello de reinas y princesas fabricadas a principios del siglo pasado.

Una pieza bastante misteriosa, pues hubo 50 años que no se supo nada de ella, es un impresionante collar de gala creado para el Maharajá Sir Bhupindar Singh de Patiala en 1928 que contiene un gran diamante De Beers que heredó de su padre, y del que se dice que es el collar más grande del mundo.

Las grandes divas del cine también encargaron a Cartier preciosas joyas que lucir como es el caso del bracelete de cristal de roca, platino y diamantes para Gloria Swanson y los míticos collares “serpiente” de diamantes y “cocodrilos” de oro, diamantes amarillos y esmeraldas hechos especialmente para la actriz mexicana María Félix, una apasionada de las piedras preciosas.

La lista sigue con el delantero de un cuerpo de vestido hecho en platino y diamantes en el año 1903, con la espada del académico Jean Cocteau realizada según sus indicaciones en el año 1955 y un broche pantera sobre cabujón de zafiro de más de 152 quilates que pertenece a la colección de la duquesa de Windsor.

Aunque no todas puedan gustarnos, realmente son joyas que tienen un gran trabajo artesanal y que dicen mucho de las personalidades y de las épocas en que han sido fabricadas.