Cómo limpiar tus joyas


La plata es uno de los tantos metales que tienden a envejecerse y deteriorarse con el paso del tiempo y el desuso. Aquí te aconsejamos la mejor manera de limpiar joyas y utensilios construidos en este material, como verás a continuación pueden ser limpiados de manera sencilla y con cosas que siempre tienes a mano:

Una de las maneras más comunes de limpiar las joyas de plata es forrando con papel de aluminio una cacerola o recipiente, colocar agua bien caliente en él y agregar sal hasta que se disuelva. Luego colocas las joyas, las dejas un rato, las retiras y las secas con un paño suave.

Agua tibia y un detergente suave también pueden resultar muy bien para limpiar la plata. Eso sí, no uses ningún objeto abrasivo ni tampoco productos químicos de dicha índole, porque sólo lograrás dañarla.

¿Sabías que también los antiácidos del estilo del alka seltzer pueden ayudarte? Pues no tienes más que colocar un sobre o dos pastillas del mismo en agua y luego dejar las joyas de plata durante unos minutos dentro. La efervescencia será ideal para quitarle cualquier imperfección. Posteriormente enjuagas tus objetos de plata y los secas para dejarlos listos.

Las joyas y alhajas de oro es normal que vayan perdiendo brillo con el paso del tiempo, el desuso y el descuido. Muchas veces forman patrimonio de valor y además recuerdos imborrables de generaciones anteriores. Por eso mismo, mimarlas un poco y tenerlas siempre brillantes es lo mínimo que se puede hacer para preservarlas en buen estado.

El primer turco que te contamos es colocar sobre las joyas de oro un poco del zumo de cebolla, esto ayudará para que se vean más lucidas. Deja actuar durante un buen rato y luego las limpias con un paño suave. Otro truco muy utilizado consiste en colocar tus alhajas en agua caliente con unas gotas de amoníaco, dejas actuar, secar y luego fruta con un paño seco. Ya verás como se removerá cualquier indicio de opacidad.

Un par de gotas de amoníaco en un litro de agua caliente bastan para devolver todo su brillo a cualquier joya de oro.

La pasta dental puede ayudarte. Este truco sirve para oro y plata. Simplemente frotas usando un cepillo suave y luego enjuagas con agua tibia, pasando luego un paño para terminar el trabajo y dejar tus joyas relucientes.

Joyas,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *