Diferentes usos para las bufandas y pañuelos


Comienza la temporada de bufandas y pañuelos. En la mayoría de los escaparates podrás ver ya diferentes modelos y colores, todo tipo de telas, diferentes longitudes y estilos, etc. Mucha gente, en la temporada estival se convierte en un adicto a este increíble y versátil complemento. Las bufandas y pañuelos no solo deben utilizarse como un instrumento de calentamiento para el cuello. Hay que ser innovador. Existen diferentes maneras de utilizarlos.

– Alrededor del cuello
Colocada hacia delante, es la forma más clásica. Mucha gente decide atarse el pañuelo o la bufanda con un suave nudo. Colócalos de forma que puedas taparte también parte de la cara.

– Atados en el pelo
Este es un estilo que no muchas chicas se atreven a llevar pero, en cuanto lo prueban se dan cuenta del cambio de look que esta produce. La bufanda o el pañuelo que utilices debe ser más fina (no de lana) y no demasiada larga. Puedes hacer el nudo en el pelo pero, más bajo de la habitual (por debajo de la nuca)

– Enganchados en tu bolso
Aunque parezca una tontería, una bufanda o un pañuelo anudado en tu bolso puede darte un nuevo estilo que encantará a más de una. Lo mejor es que así nunca te los olvidarás en ninguna parte, ya que cuando llegues a algún sitio los atas a tu bolso y ¡listo!

– Como cinturón
Busca un pañuelo no demasiado grueso y que tenga llamativos colores. Colócalo sobre la camisa y átalo a un lado. Aunque te recomendamos colores llamativos para que destaque intenta combinarlo con la ropa que llevas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *