Te traemos en directo la alfombra roja de los Grammy


El Staples Center de Los Ángeles ya está preparado para acoger la edición número 55 de los premios Grammy. Allí podremos ver a cantantes de la talla de Adele, Rihanna, Taylor Swift o Adam Levine, todos ellos con la esperanza de llevarse algún premio.

Antes de saber los nombres de los ganadores les veremos desfilar por la alfombra roja de los Grammy. En Estilos de moda, dentro de unos 10 minutos, a eso de las 00:00 horas, conectaremos en directo para que no os perdáis ni un solo detalle. Mañana tocará analizar con detenimiento los mejores y los peores vestidos. ¡Se admiten apuestas!

Mucho glamour en los premios Tony


Este fin de semana ha tenido lugar las 64 ceremonia de los Tony Awards, los llamados Oscar del teatro. Cada año se reúne en el Radio City Music Hall de Nueva York lo más granado del teatro. Este año la tónica de los premios ha sido premiar a grandes estrellas de Hollywood por lo que en la alfombra roja se pudieron ver caras muy conocidas.

Fue el caso de Scarlett Johansson, quien recibió el premio a Mejor Actriz Secundaria por su papel en la obra “A View From the Bridge”. Otra estrella del cine que se fue a casa con un premio fue Denzel Washington, reconocido con el galardón de Mejor Actor por su rol en la obra “Fences”. Por su parte, Catherine Zeta-Jones ganó el premio a Mejor Actriz en un Musical por su interpretación en “A Little Night Music”.

Pero, además, en este tipo de premios, como pasa siempre, hay otra protagonista indiscutible: la moda. Los famosos posan delante de miles de flashes y las marcas de alta costura se pelean por vestir a las actrices y actores. Este año no podía ser menos y dentro y fuera del Radio City Music Hall se vieron modelitos impresionantes.

Una de las mejores vestidas, fue, sin duda, la triunfadora de la noche, Catherine Zeta-jones que eligió para la ocasión un vestido de Atelier Versace con incrustación única, strapless y joyas increíbles. Estaba divina. La otra protagonista de la noche, Scarlett Johanson también iba fabulosa con con un vestido verde de paillettes mezclando tonos oscuros gracias a la aportación del negro en el resto de los detalles. Este vestido es de la colección de otoño-invierno de Elie Saab, aunque hay que decir que la hacía un pelín mayor.


Junto a Will Smith posó Jada Pinkett-Smith con un modelo arriesgado pero que no le quedaba nada mal. El vestido corto de volantes era de Marchesa y resaltaba mucho su estilizada figura.

Menos afortunados fueron los modelos de Katie Holmes y Cate Blanchett. La mujer de Tom Cruise eligió un espectacular vestido de Armani Privé, que sin embargo la actriz no supo lucir con mucho estilo. Cate Blanchett también se decantó por Armani Privé y escogió un traje de chaqueta plateado con brillos. Ella se lo puede permitir porque tiene un tipazo, pero tanto brillo era demasiado…

En cuanto a los hombres, la mayoría se decantó por el esmokin clásico negro, con camisa blanca y pajarita. Nos quedamos con Ricky Martin porque estaba impresionante.

La importancia de la Alfombra Roja


Ayer fue la gala del Metropolitan Costume Institute y, una vez más, la alfombra roja fue lo mejor de todo. Y yo me pregunto, ¿por qué es tan importante? Todavía no he encontrado una única respuesta pero lo cierto es que a todos los amantes de la moda nos encandila ese momento y hace que estemos más pendientes de lo normal de los looks de nuestras celebrities preferidas.

La noche de ayer fue una noche especial pues es, quizás, una de las alfombras rojas más esperadas, no tanto por su tirón mediático sino porque reúne a la flor y nata de la moda. Y, la verdad, es que no defraudó pues hubo estilos para todos los gustos: vestidos escuetísimos, gowns que quitaban el hipo y excentricidades varias. Pero, hoy, en lugar de comentar quién es la mejor vestida o quién lleva el look más estrambótico, he pensado darle un poquito la vuelta y plantear las preguntas que todos nos hacemos: ¿las celebrities deciden ellas que se ponen?, ¿les regalaran los vestidos? Y, si desaparece una joya, ¿qué pasa?

La verdad es que la mayoría de las celebrities tienen estilistas que aconsejan (a veces más mal que bien) o acuerdos comerciales con determinadas marcas, como Marion Cotillard con Dior, por ejemplo. Respecto a los vestidos, la mayoría son prestados aunque muchos se “extravían” y lo entiendo mejor que nadie. Respecto a las joyas, es todo mucho más complejo, hay seguros antirrobo y otros que cubren desperfectos… Aunque menuda responsabilidad llevar según qué joyas colgadas al cuello ¿no?

Pero lo que siempre me ha llamado la atención es: ¿por qué no elijen su propio look? Vale, algunas no tendrán mucho estilo pero ¿cómo es posible con las obras de arte textiles que les prestan? Yo decidiría por mí misma, aunque reconozco que la mayoría de las famosas que pisaron la alfombra roja de ayer estaban radiantes, guapísimas y con un estilo 10. Mis dos favoritas (¡no lo puedo evitar!) Chloë Sevigny de corto firmado por Proenza Schouler y Sarah Jessica Parker, de largo y firmado por Halston Heritage.

Las peor vestidas de la alfombra roja de los Grammys 2010


Este año, más que nunca, están de moda los estilismos más arriesgados y excéntricos entre las celebrities ¿Ganas de llamar la atención como sea? ¿De romper la rutina? ¿Será verdad eso de “si no puedes elegante, sé extravagante?

A extravagancia nadie puede ganar a Lady Gaga que ha conseguido triunfar en la música (logró 2 grammys durante la gala) y conseguir una personalidad propia en la moda. Ella no pretende estar en las listas de las más elegantes, sino que la recordemos. Y lo ha vuelto a conseguir. Lució un Armani Privé en color plata, modificado para ser aún más espectacular. La cantante iba además subida a unas plataformas imposibles.

Rihanna últimamente luce un estilismo también arriesgado, con su pelo rubio teñido y sus trajes de cuero con aire punk. Sin embargo, para los Grammy eligió un traje de Elie Saab, largo, blanco, que no pegaba demasiado con su imagen actual.

Otra que eligió un vestido de corte clásico, pero inadecuado para ella fue Pink, con un Tony Ward en tonos grises y en degradado con escote palabra de honor que habría estado muy bien para alguna cantante melódica, pero no para ella de la que se espera un estilo más rompedor.


Milley Cyrus tampoco acertó con su minivestido en verde oscuro. Está claro que la joven quiere romper con su imagen de chica buena pero ni el corte del vestido ni la pose de rebelde le van bien. Este estilismo la avejentaba un poco.

Pero las que peor eligieron su vestuario fueron, sin duda alguna, Britney Spears y Shaila Durcal. Britney llevaba un Dolce & Gabanna negro con transparencias que más bien parecía un bañador con una malla por encima. En cuanto a Shaila Dúrcal… creo que no puedo decir nada que no diga la propia imagen: mirad la foto.

Las mejor vestidas en la alfombra roja de los Grammys 2010


Se acaba de celebrar la ceremonia de entrega de los premios más importantes de la música: los Grammys. Pero lo que nos interesa no es tanto la música como los modelos de las cantantes que allí acudieron.

La alfombra roja de los premios de música siempre es muy variada. No se trata tanto de ser la más elegante o ni siquiera la más sexy, se trata de llamar la atención. Por eso hablamos de las mejor vestidas y no de las más elegantes porque elegancia, lo que es elegancia, no hubo mucha, sino ganas de llamar la atención.

Por eso la ganadora de la noche, Beyoncé, optó por un vestido ceñido y escotado. En color maquillaje y con un diseño bastante original de Stephan Roland. En mi opinión, de los estilismos más acertados de la noche, aunque los pendientes dorados, demasiado ochenteros, no convencían tanto.

Otra de las que consiguió llamar la atención fue Jennifer López, con un ceñido vestido en blanco y plata de Versace. No se puede decir que fuera elegante o glamouroso, pero sí llamativo y muy adecuado para una gala como los Grammy.

Pero no sólo hubo looks llamativos, Nicole Kidman que acudió acompañando a su marido el cantante country Keith Urban, no arriesgó nada, pero siguió siendo una de las más elegantes con un modelo en negro de Prada.


Taylor Swift fiel a su estilo, vestidos de princesita, largos y de pedrería, en esta ocasión lució un diseño de Kauffman Franco en azul. La angelical Taylor, pese a que nivel internacional no es demasiado popular, sí lo es en Estados Unidos y consiguió el galardón a mejor álbum del año.