Cómo aprovechar el interior del ropero

A menudo nos da la sensación de que cuantos más armarios tenemos, más espacio nos falta. Una solución a este problema es distribuir de forma inteligente cada una de tus prendas y complementos, utilizando cada hueco de los armarios. Además, de ese modo ahorrarás el tiempo que pierdes buscando cosas: sigue estos consejos y aprovecha mejor el ropero.


Coloca la ropa y accesorios de uso frecuente a la altura de los ojos. Los objetos de uso ocasional, por encima o debajo. Lo más pesado en la zona baja y lo más liviano arriba del todo.


Evita amontonar las prendas, pues así sólo conseguirás desorden.


Compartimenta el espacio: puedes recurrir a cestas extraíbles, cajoneras, baldas deslizantes, pantaloneras, entre otras muchas opciones.


Asigna una parte para abrigos y vestidos largos, otro para faldas y pantalones doblados, y un tercero para faldas largas y pantalones extendidos. Si consigues tenerlo ordenado lograrás encontrar la ropa más rápidamente y evitarás que se arrugue.


Mantén el calzado en la zona baja, aunque lo ideal es tener un zapatero para proteger mejor los zapatos más delicados.


Aprovecha las puertas para colgar corbatas, bufandas o pañuelos. También puedes colocar espejos en el ropero para poder cambiarte de ropa con mayor visión.

El armario de la tele (EAT)


¿Quieres vestir como Patricia Conde o Blanca Romero? Ahora ya puedes comprar la ropa y los complementos que veas que se ponen presentadoras y actrices de series de televisión. Puedes encontrar prácticamente todos los productos, tanto para mujeres, como para hombre y moda unisex. La televisión es como un gran escaparate de moda, un escaparate permanente en el que siempre vemos a alguien luciendo algún modelito que nos gusta.

Gracias a la tele vemos desfilar actores, actrices, presentadoras, periodistas que llevan ropa de muy diferentes marcas y de muy distintos estilos. Cuántas veces viendo un programa o una serie de TV hemos pensado:

¿Dónde podría encontrar el vestido que lleva esta presentadora?

El Armario de la Tele es una tienda online en el que puedas comprar directamente aquellas piezas que has visto por televisión. El equipo está en contacto permanente con los estilistas de la tele y con las marcas que visten a los profesionales de la pequeña pantalla. Así podrás encontrar esa ropa y complementos más fácilmente.

Además de la tienda, existen dos secciones muy especiales: El Mercadillo de la Tele, donde podemos encontrar ropa usada de segunda mano con todo el glamour de haber estado en los platós televisivos; y la Subasta de la Tele, una colección de piezas de culto que ha llevado gente relevante de la televisión. En esos casos, parte de los beneficios obtenidos serán siempre destinados a una ONG.

Enlace oficial | el armario de la tele

Las prendas imprescindibles de tu armario


Si tienes el armario a punto de explotar pero te sientes como si no tuvieras nada que ponerte es porque no tienes las prendas esenciales. Un buen fondo de armario se constituye con las siguientes prendas:

Camisa blanca: para trabajar o entrevistas de trabajo. Dan un look sofisticado.

Camiseta negra con escote en V: se puede llevar sola para un look casual o con complementos para ir a una fiesta.

Camisetas y tan tops de sport en tonos neutros: se pueden llevar solos en verano y con chaquetas en invierno.

Top negro de vestir: nunca te fallará si tienes que ir arreglada. Va bien con todo y es fácil de combinar con accesorios.

Pantalones de vestir en tonos tierra: escógelos de una tela más bien fina y te servirán para todas las temporadas.

Pantalones de lana: son un clásico para el invierno, ideales para los días más frios.

Pantalones en tonos claros: para el verano y la primavera para ir a trabajar.
SEGUIR LEYENDO «Las prendas imprescindibles de tu armario»

Trucos para organizar tu armario


Si tu armario es un desastre y no sabes por dónde empezar estos trucos para ordenar tu armario te resultarán muy útiles

Primero tienes que pensar cómo quieres ordenarlo: por colores, con todo colgado, en cajones… y qué hacer con la ropa interior, bolsos y demás accesorios.

Si no te haces todas estas preguntas antes de empezar tendrás el armario vacío y un montón de pilas de ropa fuera.

Debes enfocarte en encontrar un sistema de organización para tus zapatos porque aunque no lo parezca el calzado se puede comer muchísimo espacio y más si eres una Imelda Marcos y tienes una gran colección.

Para evitar que estén amontonados y se manchen puedes colocarlos en un zapatero (si tienes espacio en casa), en organizadores colgantes (son de tela y se pueden colgar dentro del armario o en cualquier puerta) o en el cajón bajo la cama.

Tener las joyas bien organizadas es algo imprescindible para cualquier mujer. Al ser piezas pequeñas a veces te vuelves loca buscando la pareja de un pendiente o un colgante. Una buena idea es guardar los pendientes en organizadores de pastillas. Son unas cajas divididas en compartimentos separados, de esta manera cada par de pendientes estará separado.

Ahora llega la parte más importante: la ropa.

Cada prenda debe estar visible y disponible en cualquier momento. A veces tenemos prendas repartidas por toda la casa y no nos acordamos de que existen por lo que compramos prendas que no necesitamos (porque ya las tenemos) una y otra vez.

Tener un armario bien organizado es fundamental para crear un outfit. Lo mejor es poner todos los tops juntos, seguidos de los pantalones, faldas y vestidos. Los calcetines, medias y ropa interior mejor en un cajón (en la medita de noche por ejemplo), bufandas y cinturones en perchas.

A no ser que tengas un armario enorme no necesitas separar la ropa por colores, es mejor separar la ropa por sus distintos usos (lo de vestir separado de lo de diario) que por colores.

Aprovechar el interior de los armarios

Seguramente por muchos armarios que tengas, siempre te falta espacio. Una solución a este problema es distribuir tus prendas utilizando cada hueco libre que encuentres por los armarios. Además tendrás la ropa mucho más ordenada. Sigue estos consejos y aprovecha mejor los espacios:


Coloca la ropa y complementos que más te pongas a la altura de los ojos, que sean fáciles de encontrar para no perder tiempo buscando. Las prendas de uso ocasional, colócalas por encima o por debajo. Ubica siempre lo más pesado en la parte inferior baja y lo más simple en la zona de arriba.


Intenta no apilar prendas, pues sólo conseguirás desorden y caos.


Utiliza objetos para compartimentar el espacio. Intenta clasificar la ropa dentro de las posibilidades que ofrece el armario. Puedes también utilizar cestas extraíbles, cajoneras, baldas deslizantes, etc.


Asigna una zona para abrigos y vestidos más largos, otra para faldas o pantalones doblados, y una tercera para prendas extendidas. De ese modo, encontrarás la ropa con más facilidad y evitarás que se arrugue.


El calzado siempre se debe posicionar en la parte baja. Puedes montar un zapatero con dos barras paralelas, dejando una separación entre ellas.


Aprovecha el espacio trasero de las puertas para colgar corbatas, bufandas o pañuelos. También es un buen lugar para colgar un espejo.

Recomendación final: Puntualmente debes aplicar algún producto para evitar la aparición de polillas y utilizar ambientadores o aromatizadores suaves para no tener que soportar olores desagradables.

Tu fondo de armario


Cualquier persona puede hacerse un buen fondo de armario que le permita estar ideal en cada ocasión. Recuerda que tu fondo de armario debe tener piezas muy variadas, desde las más clásicas a algunas muy modernas. Debes conseguir que tu armario se ajuste a todas las modas y necesidades.

Lo primero que hay que tener en cuenta al elaborar un fondo armario es de color. Escoge dos básicos. Estos colores básicos deben ser colores neutrales de forma que todos los conjuntos se puedan formar mediante esos colores. Los colores básicos más elegidos son el blanco y el negro, aunque también se utilizan mucho: marrón, gris, azul marino y beige. Una vez que hayas decidido los colores, puedes empezar las compras.


Compra piezas clásicas con estilo, que no pasan de moda. Es bueno tener al menos uno o dos trajes de alta calidad. A continuación debes elegir un par de pantalones que te permitan utilizarlos en diferentes ocasiones. Uno de ellos, al menos, debe ser negro. También debes comprar, si te gustan, un par de faldas. Intenta que sean de diferentes longitudes.

Una buena camisa blanca es imprescindible. Podrás combinar esta camisa con unos vaqueros o con un pantalón de vestir. A continuación elige algunas camisas que más se adapten a tu estilo. Puedes elegir alguna camisa con varios colores para poder combinarla con una falda o un pantalón negro. Compra algunos jerséys de diferentes estilos y tejidos, al igual que unas cuantas camisetas. Una camiseta bonita podrá ser utilizada hasta con traje. Piensa que adquiriendo entre 10-15 prendas básicas puedes formar entre 20-25 conjuntos diferentes.