La importancia de la Alfombra Roja


Ayer fue la gala del Metropolitan Costume Institute y, una vez más, la alfombra roja fue lo mejor de todo. Y yo me pregunto, ¿por qué es tan importante? Todavía no he encontrado una única respuesta pero lo cierto es que a todos los amantes de la moda nos encandila ese momento y hace que estemos más pendientes de lo normal de los looks de nuestras celebrities preferidas.

La noche de ayer fue una noche especial pues es, quizás, una de las alfombras rojas más esperadas, no tanto por su tirón mediático sino porque reúne a la flor y nata de la moda. Y, la verdad, es que no defraudó pues hubo estilos para todos los gustos: vestidos escuetísimos, gowns que quitaban el hipo y excentricidades varias. Pero, hoy, en lugar de comentar quién es la mejor vestida o quién lleva el look más estrambótico, he pensado darle un poquito la vuelta y plantear las preguntas que todos nos hacemos: ¿las celebrities deciden ellas que se ponen?, ¿les regalaran los vestidos? Y, si desaparece una joya, ¿qué pasa?

La verdad es que la mayoría de las celebrities tienen estilistas que aconsejan (a veces más mal que bien) o acuerdos comerciales con determinadas marcas, como Marion Cotillard con Dior, por ejemplo. Respecto a los vestidos, la mayoría son prestados aunque muchos se “extravían” y lo entiendo mejor que nadie. Respecto a las joyas, es todo mucho más complejo, hay seguros antirrobo y otros que cubren desperfectos… Aunque menuda responsabilidad llevar según qué joyas colgadas al cuello ¿no?

Pero lo que siempre me ha llamado la atención es: ¿por qué no elijen su propio look? Vale, algunas no tendrán mucho estilo pero ¿cómo es posible con las obras de arte textiles que les prestan? Yo decidiría por mí misma, aunque reconozco que la mayoría de las famosas que pisaron la alfombra roja de ayer estaban radiantes, guapísimas y con un estilo 10. Mis dos favoritas (¡no lo puedo evitar!) Chloë Sevigny de corto firmado por Proenza Schouler y Sarah Jessica Parker, de largo y firmado por Halston Heritage.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *