Las botas de mosquetero siguen de moda

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0


La primera vez que vimos unas botas de mosquetero vistiendo las piernas de una celebritie, seguramente fue en Pretty Woman. En una escena inolvidable Julia Roberts se calzaba un par de éstas y a medio mundo se le cortaba el hipo. Corría el año 1990. Pero 23 años después estas botas siguen siendo una prenda imprescindible en el armario de cualquier mujer, y siguen manteniendo su halo de sensualidad intacto.

Y es que las botas de mosquetero aguantarán al menos una temporada más entre nosotros. Se trata a todas luces de una prenda complicada no apta para cualquier cuerpo. Es por tanto imprescindible escoger con cuidado el estilismo que acompañan para evitar caer en el desastre.

Entre el minimalismo y el atrevimiento

Aunque es difícil pensar que unas botas de mosquetero puedan ser discretas, sí es posible encontrar modelos más comedidos que acaban justo en la rodilla. Este tipo de zapatos son más apropiados para mujeres con poca altura. También conviene apostar por modelos más sobrios cuando el estilismo resulte por sí mismo llamativo.

botas mosqueteras
Justo en el extremo opuesto encontramos modelos de lo más atrevidos que incluso suben por encima de la mitad del muslo. Las celebrities más rompedoras como Rihanna o Miranda Kerr se han apuntado esta temporada a estos modelos imposibles. Si optamos por botas más llamativas es recomendable evitar que conviertan el look en algo carnavalesco.

Una buena idea puede ser acompañarlas de prendas oversize o de medias tupidas. Si además queremos dar un toque lady al conjunto, nada mejor que completar el estilismo con un cinturón que aportará sofisticación y un plus de sobriedad.

Las prendas de punto son una buena opción para no fallar. Junto con las botas de mosquetero conseguiremos un estilismo apto para el día a día. Sin embargo las tachuelas, las cadenas o las formas extravagantes nunca serán buenas compañeras, ya que las botas por sí solas ya son bastante llamativas. Añadiendo este tipo de complementos sólo conseguiremos una dificultad añadida.

Una idea sencilla y que nunca falla es combinar un little black dress con unas botas kilométricas. Conseguiremos un estilismo muy adecuado para las veladas nocturnas. También acertaremos seguro si optamos por combinarlas con un top blanco y una minifalda negra, e incluso podemos decantarnos por un jersey XXL.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *