Los stilettos, se llevan


Vuelven para quedarse. Si hace unas temporadas los pumps se apoderaban de las pasarelas, desterrando a los tacones de aguja y a las puntas infinitas de los stilettos, ahora este zapato de líneas agresivas pero sumamente elegantes pisa con fuerza.

No se sabe muy bien cuando se diseñó el primer stiletto pero sí que, allá por los años 40, André Perugia, diseñador de calzado francés, volvió a tomar esta idea e hizo de los stilettos todo un must en la época.

Un poco de historia

Los stilettos toman su nombre de un arma blanca del Renacimiento, la daga estilete, por sus tacones, finos y puntiagudos. Christian Dior los rescató durante los años 60 pero Coco Chanel luchó encarecidamente por imponer un calzado más cómodo.

Tuvieron su auge en los años 90 muy apreciados por las mujeres de negocios. Manolo Blahnik se convirtió en uno de los diseñadores de stilettos más apreciado, y también más conocido gracias a la pasión de Carrie Bradshaw por sus creaciones.

Todo vuelve

Desde hace un par de temporadas han ido introduciéndose sutilmente en las colecciones de los diseñadores más importantes, (Alexander McQueen, Lanvin, Chanel) y de los reyes del calzado como Louboutin, Pedro García o Jimmy Choo.


Se han convertido en una prenda ideal para un look casual pero femenino. Combinados con unos boyfriend jeans o unos baggy pants darán ese toque sensual que a todas nos gusta.

Botines puntiagudos

La revolución llega en forma de botines: tacones de infarto y puntas estilizadas, tanto para el día en su versión más básica (de piel en negro o marrón) como para la noche bañados en tonos metalizados o en su versión más sexy. Combínalos con la prenda más femenina que tengas en tu armario, como un vestido de gasa extra-largo, y conseguirás el look más envidiado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *