Tie dye: hazlo tú misma


El Tie Dye, es una adaptación occidental de las técnicas de Shibori, que se ha popularizado a partir de la década del sesenta, a través de la cultura hippie. Consiste en teñir la tela de manera que se forme un estampado único y muy original.

Esta técnica que, de tiempo en tiempo, se reactualiza, tiene muchas versiones. Estas dos son las más básicas, ambas son muy sencillas de realizar.

Antes de empezar necesitarás estos materiales:

Tela (puedes usar una camiseta vieja para probar)
Tintes
Fijador

Procedimiento 1: Tie Dye simple

Pesa el tejido con el que vas a trabajar. Humedece la tela y pliega en sentido longitudinal, como para hacer un abanico.
Cuando esté completamente plegada en un sentido, con mucho cuidado para no deshacer los pliegues ya realizados, pliega en el sentido opuesto, es decir, a 90 grados de los pliegues anteriores. Coloca la tela así plegada, en un recipiente plástico en el que quepa justo.
Por cada 100 grs de tela, necesitarás: 50 ml de tintura y 50 ml de fijador. Mezcla el tinte con el fijador y rocía sobre la tela.
Con mucho cuidado, da vuelta el tejido y acomoda nuevamente, en el recipiente.
Aplica la mezcla de tinte y fijador, igual que has hecho antes, del otro lado.
Tapa el recipiente con una bolsa de nylon para evitar que se seque y deja durante 24 horas. Transcurrido ese tiempo, enjuaga la tela.
Lava en agua caliente y deja secar colgando de un tendedero.

Procedimiento 2: Tie dye en espiral

Otra posibilidad es torcer la tela en forma de espiral. Toma el tejido desde un punto ubicado, aproximadamente, en el centro del paño y enrolla la tela alrededor de él, acomodando bien los pliegues, como si estuvieras haciendo una rosca.
El resto del procedimiento es exactamente igual, sólo que aplicarás más de un color, distribuyendo cada uno en un sector diferente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *