Ser una chica preppy


No sé si conoceréis la serie ‘Gossip Girl’, debo confesar que estoy totalmente enganchada. Muchos la comparan con ‘Sexo en Nueva York’, no sólo porque está ambientada en la misma ciudad sino por sus estilismos. Los outfits de sus protagonistas (jóvenes ricos de Manhattan) no dejan indiferente a nadie, especialmente el look preppy americano que luce Leighton Meester (Blair Waldorf en la ficción).

El estilo preppy se forjó en los tardíos 70′ y principios de los 80′ en las universidades de élite norteamericanas y este invierno salta a la calle recuperando una tendencia de rabiosa actualidad.

Los colores estrella son el rojo, el azul marino y el gris, así como los estampados de cuadros y pata de gallo. En cuanto a los tejidos priman el algodón, el cachemir y en general tejidos naturales.

Es un estilo clásico e inocente en el que predominan los lazos y los largos comedidos (nada de minifaldas o escotes extravagantes) con cortes limpios. En cuanto a los zapatos, nada de puntas afiladas, mejor bailarinas o clásicos zapatos salón de punta redondeada.

Una chica preppy debe parecer dulce e ingenua a la par que elegante y sencilla, ¡pero no aburrida! Polos, parkas, cardigans, chalecos, bufandas e inspiración collage no pueden faltar en este look. Para completar el conjunto no hay nada como las diademas.

Algunas firmas preppy serían Ralph Lauren, Burberry o Lacoste. Vamos, las marcas del pijo de toda la vida pero con una vuelta de tuerca. No se trata de un estilo sobrio sino alegre y juvenil, para darle ese toque no hay nada como añadir algún complemento llamativo o de algún color chillón. También se pueden encontrar prendas de este estilo en Zara o Blanco (mucho más asequibles).

Las joyas deben ser sencillas, preferiblemente de perlas, o vintage (rescata ese anillo de herencia familiar).

Estilos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *