Jeggins o cómo estar cómoda y a la última


Seguro que no os descubro nada nuevo pero, ahora que entramos en el otoño y que muchas veces no sabemos qué ponernos, no hay una prenda más versátil que unos buenos jeggins. Esta mezcla entre leggin y jean es perfecta pues, al ser un poco más grueso que un leggin normal da más sensación de ir vestida y, al ser más ligero que un jean (y elástica) se adapta como una segunda piel y nos permite estar cómodas durante todo el día.

No sin mis jeggins

Para un look casual, para una noche de fiesta o, incluso para una reunión, el jeggin es una prenda que es perfectamente combinable en cualquier situación. Aunque su tejido y su diseño pueden hacernos creer que sólo son aptos para nuestros días libres, nada más lejos de la realidad.

El jeggin puede convertirse en tu mejor aliado para un día de oficina, siempre y cuando escojas el modelo correcto y lo combines debidamente. En un tono oscuro o neutro, como el ocre, y realizado en un tejido de calidad, al complementar esta prenda con una blusa, una americana y unos stilettos lucirás un estilo sofisticado y serio.

Asequibles y con estilo


Seguro que muchas sois unas apasionadas de los jeans pero no os podéis comprar todos los que os gustarían. Con los jeggins podréis tener una colección completa pues su precio suele ser mucho más económico que el de un par de vaqueros. Siguen las tendencias y los encontramos en diferentes colores, como el burdeos o el verde botella, o emulando a los vaqueros de toda la vida.

Zara, Stradivarius o Pull&Bear son una muy buena opción para adquirir estas prendas pues la relación calidad-precio-diseño es excelente. Ofrecen todos los colores de temporada, inspirados en diferentes telas vaqueras y con un corte de lo más favorecedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *