Las Ray-Ban míticas


Esta marca se creó para proveer de gafas al ejército estadounidense, y más en concreto a los aviadores; la fundó la empresa Bausch&Lomb en 1933, en comisión con la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Por ello, el primer modelo de gafas que lanzó Ray-Ban al mercado fueron las Aviator, en el año 1937. El nombre de Ray-Ban viene de Ray-Banner, que significa “barrera contra los rayos”.

El modelo se popularizó rápidamente, puesto que las gafas Aviator eran muchísimo más ligeras que las otras gafas de sol que existían en la época. Originariamente, este modelo tenía los cristales grandes y la montura metálica dorada (como las actuales Aviator RB3025), pero pronto la marca lanzó otros modelos de Aviator pero con la montura de otros colores, por ejemplo plateada, y con otros tamaños de lente, más pequeños.

Las Aviator fueron usadas por los militares estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial. El general McArthur, por ejemplo, siempre las llevaba puestas. Al finalizar la guerra, las Aviator ya eran famosísimas en todo el país.

Los años cincuenta fueron una época de paz y progreso, marcada por la alegría, el baile y el inicio del Rock’n’Roll. En este contexto histórico, en el año 1953 Ray-Ban decide lanzar al mercado un nuevo modelo: las Wayfarer. Son éstas unas gafas de pasta, más informales y alegres, que enseguida empezaron a usar las grandes estrellas de Hollywood y los roqueros. Se hicieron especialmente famosas a partir de que las comenzaran a usar Bob Dylan y John Lennon o que las llevara Audrey Hepburn en “Desayuno con diamantes”; también se las pusieron Marilyn Monroe y James Dean. En los 70, las Wayfarer estuvieron un poco olvidadas, pero volvieron en los 80, gracias a que aparecieron en películas como Ricky Bussiness y que las empezaron a llevar personajes como Madonna, Tom Cruise, Michael Jackson o Jack Nicholson.

En los 90 no se supo mucho ni de las Aviator ni de las Wayfarer. Pero desde hace unos pocos años han vuelto con fuerza. Y parece que se quedarán bastante tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *