Cómo aprovechar el interior del ropero

A menudo nos da la sensación de que cuantos más armarios tenemos, más espacio nos falta. Una solución a este problema es distribuir de forma inteligente cada una de tus prendas y complementos, utilizando cada hueco de los armarios. Además, de ese modo ahorrarás el tiempo que pierdes buscando cosas: sigue estos consejos y aprovecha mejor el ropero.


Coloca la ropa y accesorios de uso frecuente a la altura de los ojos. Los objetos de uso ocasional, por encima o debajo. Lo más pesado en la zona baja y lo más liviano arriba del todo.


Evita amontonar las prendas, pues así sólo conseguirás desorden.


Compartimenta el espacio: puedes recurrir a cestas extraíbles, cajoneras, baldas deslizantes, pantaloneras, entre otras muchas opciones.


Asigna una parte para abrigos y vestidos largos, otro para faldas y pantalones doblados, y un tercero para faldas largas y pantalones extendidos. Si consigues tenerlo ordenado lograrás encontrar la ropa más rápidamente y evitarás que se arrugue.


Mantén el calzado en la zona baja, aunque lo ideal es tener un zapatero para proteger mejor los zapatos más delicados.


Aprovecha las puertas para colgar corbatas, bufandas o pañuelos. También puedes colocar espejos en el ropero para poder cambiarte de ropa con mayor visión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *