Consejos para guardar la ropa de invierno


Es el momento de ver lo que tenemos en el armario y aprovechar el cambio de temporada para dejar bien guardadas las prendas, de modo que luzcan impecables el próximo inverno. No obstante, en el momento de reordenar los armarios es cuando se hacen más visibles los problemas de espacio en nuestra casa, ya que las prendas de de abrigo son muy voluminosas y ocupan mucho sitio en cualquier armario. Ante todo paciencia y para que no te agobies, te sugerimos algunas ideas:

1. Revisa el estado de cada prenda y guarda la ropa limpia. Si lo consideras necesario, lleva a la tintorería. Es fundamental para garantizar que las prendas se conserven durante los meses que estarán plegadas. No olvides mirar los bolsillos de los pantalones, seguro que encuentras algo.

2. Guarda los jerséis bien doblados en cajas de plástico. Compra cajas con ruedas, ya que resultan mucho más prácticas para esta tarea. Te recomendamos añadir una bolsita antipolillas, las podrás encontrar con diferentes aromas.

3. Es importante que nada se arrugue, si puedes guarda tus camisas colgadas dentro de cajas armarios. Estas cajas disponen de una gran capacidad y están fabricadas con cartón reforzado reciclable. Su apertura frontal es ideal para sacar o añadir prendas.

4. Protege las prendas de mayor calidad dentro de fundas de tela. De esta forma, evitarás que los trajes cojan humedad y el polvo. De ese mofo, las tendrás perfectamente ordenadas en caso de necesitarlas en un momento puntual.

5. Guarda tus zapatos en fundas. No los amontones, pues acaban deformándose. Intenta hacer un espacio para que se puedan guardar todos bien colocados y no olvides añadir algún tipo de ambientador.

6. Puedes poner un poco de espuma en la barra de la percha de tus pantalones para evitar que quede marcada, y asegúrate de que botones y cremalleras están correctamente abrochados.

Cómo llevar faldas largas


La moda es así de caprichosa, pasa de vestidos XS a maxifaldas y, nosotras, tenemos que aprender a escoger, combinar y lucir. Una de las tendencias más destacadas para esta primavera/verano son las faldas largas. Esta prenda, si se lleva de la forma adecuada, puede convertirse en tu mejor amiga pues tiene el don de estilizar y de dar movimiento a tu cuerpo. ¿Te animas?

La primera clave es escoger la falda que nos quede bien. Las propuestas son muy variadas: desde faldas tubo a faldas vaporosas, pasando por semitransparentes y tobilleras. ¿Cómo decidirse? Sencillo, tienes que verte bien y estar cómoda. Si buscas una opción más casual, puedes apostar por una falda al tobillo, parecidas a las que lucían en Grease, en blanco o con un estampado suave. Ajústala a la cadera utilizando un pañuelo estrecho y haciendo un lazo bonito. Puedes combinarla con un tank top ajustado o con una blusa un poquito suelta para darle un toque más romántico. Unas sandalias planas serán tu mejor apuesta pues estarás cómoda y luciras tobillos esbeltos.

Si prefieres apostar por la falda larga como look de noche o como solución para ir a la oficina o una reunión, prueba con un modelo largo hasta el suelo y vaporoso. Si apuesta por una falda plisada en tonos tierra o marinos, combínala con un chaleco sastre, un cinturón estrecho y unos peep toe. Si te atreves con un modelo un poquito más arriesgado, para una fiesta de etiqueta por ejemplo, prueba con una falda con mini-volantes o detalles de encaje en tonos crudo. Con un top asimétrico drapeado o una blusa semitransparente y estampada sólo te quedara marcar tu cintura con algún detalle en pedrería y calzarte unos tacones de vértigo. Se girarán a mirarte y brillarás con un look personal e intransferible.

Tu bolso único (I)


¿Bolsos de marca? ¿Por qué no pruebas a hacer tú misma tu propio bolso? Te propongo realizar un bolso a ganchillo, con el material que mejor te parezca, aunque para la primavera y el verano la rafia puede quedar muy bien. Puede parecer complicado, pero no lo es en absoluto. En pocos días lo tendrás listo, será un bolso único, “tu bolso” y además te habrá salido económico. En un color liso será genial para llevar con estampados de mil flores, que están tan de moda, pues el bolso tendrá un aire campestre. Si usamos varios colores, haciendo franjas anchas o rayas más finas, lo puedes llevar con tejanos, a la playa… No plantearé un modelo complicado: para eso puedes consultar las revistas especializadas en manualidades; este bolso es muy simple, cualquiera puede tejerlo.

En este post sólo explicaré los puntos de ganchillo a utilizar: el de cadeneta y el punto bajo; son los más sencillos, y aunque no hayas hecho ganchillo en tu vida te van a resultar muy fáciles.

Introducción a los puntos:
Punto de cadeneta– Para empezar se coloca el hilo encima del dedo índice de la mano izquierda, sujetándolo con el dedo corazón. Se pasa el ganchillo por debajo del hilo y se realiza un giro para formar una anilla. También podemos realizar un nudo de forma que nos quede suelta una anilla.
Una vez hecha la anilla se va cogiendo hilo y pasándolo por las anillas que se van formando sucesivamente.


Punto bajo – Una vez realizada la tira de cadeneta, se pasa el ganchillo por el segundo punto, se coge hilo y se saca una anilla; se vuelve a coger hilo y se pasa por las dos anillas que tenemos en el ganchillo.

En otro post continuaré con la confección paso a paso del bolso, es decir, empezaremos ya a tejer.

Cómo aprovechar un mismo vestido para varias bodas


Dentro de poco comenzará la temporada de bodas, bautizos, comuniones, etc. A veces, por falta de tiempo o de dinero, no podemos dedicarnos a buscar vestidos y complementos distintos para cada evento. Si tienes un vestido liso de tonos neutros (ya sea beige, granate, negro o gris) que te gusta y, sobre todo, te sienta bien, puedes aprovecharlo para llevarlo a diferentes bodas. Con los complementos adecuados el vestido parecerá otro.

Antes de revisar lo que hay en tu armario o decidirte a comprar unos u otros complementos, ten en cuenta a qué tipo de evento vas a ir, ¿es por la mañana o por la tarde? ¿en el campo o en la ciudad? Esto te ayudará a decidir si buscas un estilismo sofisticado o más sobrio.

Por ejemplo, si vas a una boda, puedes acompañar tu vestido de zapatos de tacón y guantes largos. Si tu vestido es oscuro (color chocolate, negro o gris oscuro), atrévete a usar un zapato o unos guantes de colores vivos. El fucsia, el verde esmeralda o el rojo animarán el vestido. Por supuesto, si optas por un color muy vivo en uno de los dos complementos, el otro deberá ser más sobrio, tampoco se trata de parecer un árbol de navidad.

Los tocados también transforman un look. Los hay tipo diadema, muy fáciles de llevar, y los tocados clásicos, con redecilla, muy sofisticados.

Detalles como un broche o una gargantilla llamativa que ocupe todo el escote transforman por completo un vestido y hacen que parezca otro.

Los apliques metálicos en dorado o plateado también dan color a un estilismo y lo transforman. Un cinturón, unos zapatos o un bolso en oro o plata sofistican cualquier vestido.

Recuperar la suavidad de las toallas


Estarás de acuerdo conmigo que no hay nada más agradable para relajarse que tomar un buen baño y luego secarse con una toalla bien suave. Con el paso del tiempo, las toallas pierden suavidad. Toma nota de estos consejos y recupera la textura original de tus toallas y toallones.


Llena una galleda o balde con agua bien helada y agrega una taza de zumo de limón recién exprimido. También puede servir un poco de vinagre de alcohol.


Coloca las toallas dentro en remojo durante algo más de 30 minutos.


Transcurrido ese tiempo de remojo, retíralas y enjuágalas con agua limpia templada.


Introduce las toallas en el lavarropas como si fueras a hacer un lavado normal.


Coloca el jabón que sueles emplear de costumbre y reemplaza el suavizante de la ropa por crema de enjuague para cabello.


Una vez finalizado el lavado sacude las toallas con fuerza en el balcón o terraza para airear las fibras y evitar que el tejido se compacte.


Finalmente, cuelga las toallas a la sombra el tiempo justo. Evita dejarlas demasiado tiempo para que no se resequen.

Pasos para anudar la corbata


Aprende bien todos los pasos para hacer un buen nudo de corbata de una manera fácil. Primero coloca la corbata sobre el cuello de la camisa para que los dos extremos de la corbata cuelguen del cuello. El extremo más estrecho ponlo a la izquierda y el más ancho a la derecha. Entonces cruza el extremo más ancho por encima del estrecho. Cuando lo hayas cruzado, pásalo por debajo del estrecho y llévalo de nuevo al lado derecho. A continuación, repite el paso anterior y vuelve a cruzar el lado ancho por encima del estrecho, luego pásalo por detrás. Desde la parte trasera, pon la parte más ancha entre la parte estrecha y el nudo creado. Finalmente, estira la parte ancha y consolida el nudo.

Si la corbata ha salido corta o larga, dependerá de donde hayamos hecho el nudo. Con la práctica seguro que encuentras el punto exacto para que te quede perfecta. Recuerda que el nudo debe estar en armonía con el cuello de la camisa. Ni muy apretado ni muy alejado del cuello. La parte más ancha de la corbata debe llegar casi al cinturón. Es aconsejable deshacer el nudo de la corbata cuando de la quitas.

Detectar un falso Louis Vuitton


Muchas tiendas online y casas de subastas como eBay aseguran vender auténticos bolsos Louis Vuitton. Si quieres uno auténtico desconfía de los bolsos baratos ya que por el material en que están confeccionados tienen que ser caros a la fuerza. Se utilizan tejidos o piel de alta calidad que no puedes conseguir por 50 € o 100 €. Además del precio hay otras pistas para detectar Louis Vuitton falsos, continúa leyendo…

Fíjate en la funda. Como es lógico, un bolso valorado en cientos o miles de euros no puede venir en una funda de plástico transparente. El bolso debe venir dentro de una funda de tela de buena calidad o piel con el logotipo.

Si la etiqueta cuelga de una cadena barata con un trozo de plástico en el que pone LV, es falso.

Examina el interior. Los bolsos falsos suelen tener un interior de lo más simple. Se utiliza plástico o tela que se raja con facilidad: como norma general Louis Vuitton nunca utiliza el plástico en sus bolsos (ni siquiera para las asas, utiliza metal dorado o piel). Además las cremalleras de un genuino LV llevan las iniciales impresas.

Fíjate en el patrón: los dos lados deben ser simétricos y proporcionados.

Compra únicamente a distribuidores oficiales, en este caso en particular el único lugar virtual donde se venden estos bolsos es la propia página de la marca: louisvuitton.com

Si ya te has comprado uno y dudas que sea original, lo mejor es que vayas a una tienda Louis Vuitton y le pidas a los vendedores que lo examinen. En algunas tiendas se niegan a autentificar bolsos que ellos no han vendido pero en otras no les importa hacerlo.

Quitar manchas con bicarbonato de sodio


El bicarbonato de sodio o sódico es un compuesto muy utilizado en la limpieza del hogar. Lo podemos encontrar como mineral en la propia naturaleza o se puede producir artificialmente mediante elementos químicos. ¿Alguna vez se te ha quemado la cazuela? Cuando esto ocurre, para limpiar una cazuela quemada, debes tirar bastante bicarbonato de sodio y luego añadirle un poco de agua. Deja actuar el bicarbonato de sodio sobre las manchas durante varias horas, y finalmente, frota las partes quemadas de la cazuela con un estropajo.

El bicarbonato de sodio también sirve para dar brillo a los objetos de plata (cubiertos, joyas, marcos de fotos) que se suelen oscurecer con el paso del tiempo. Para limpiarlos, el truco consiste en aplicar bicarbonato de sodio frotando con un cepillo de dientes con cerdas blandas. Lo que también funciona muy bien es aplicar pasta de dientes en las manchas de objetos de plata. Muchos dentífricos tienen una alta concentración de bicarbonato de sodio y nos pueden servir para la tarea.

Trucos para organizar tu armario


Si tu armario es un desastre y no sabes por dónde empezar estos trucos para ordenar tu armario te resultarán muy útiles

Primero tienes que pensar cómo quieres ordenarlo: por colores, con todo colgado, en cajones… y qué hacer con la ropa interior, bolsos y demás accesorios.

Si no te haces todas estas preguntas antes de empezar tendrás el armario vacío y un montón de pilas de ropa fuera.

Debes enfocarte en encontrar un sistema de organización para tus zapatos porque aunque no lo parezca el calzado se puede comer muchísimo espacio y más si eres una Imelda Marcos y tienes una gran colección.

Para evitar que estén amontonados y se manchen puedes colocarlos en un zapatero (si tienes espacio en casa), en organizadores colgantes (son de tela y se pueden colgar dentro del armario o en cualquier puerta) o en el cajón bajo la cama.

Tener las joyas bien organizadas es algo imprescindible para cualquier mujer. Al ser piezas pequeñas a veces te vuelves loca buscando la pareja de un pendiente o un colgante. Una buena idea es guardar los pendientes en organizadores de pastillas. Son unas cajas divididas en compartimentos separados, de esta manera cada par de pendientes estará separado.

Ahora llega la parte más importante: la ropa.

Cada prenda debe estar visible y disponible en cualquier momento. A veces tenemos prendas repartidas por toda la casa y no nos acordamos de que existen por lo que compramos prendas que no necesitamos (porque ya las tenemos) una y otra vez.

Tener un armario bien organizado es fundamental para crear un outfit. Lo mejor es poner todos los tops juntos, seguidos de los pantalones, faldas y vestidos. Los calcetines, medias y ropa interior mejor en un cajón (en la medita de noche por ejemplo), bufandas y cinturones en perchas.

A no ser que tengas un armario enorme no necesitas separar la ropa por colores, es mejor separar la ropa por sus distintos usos (lo de vestir separado de lo de diario) que por colores.

Elegir vestido de novia si estás rellenita


Ahora que se acerca la Navidad es el momento perfecto para que elijáis vuestro vestido de novia si os casáis en verano. La oferta es muy amplia pero no todos los cortes sientan igual de bien. Si eres bajita por ejemplo no puedes llevar un vestido enorme, tenemos que escoger el vestido que más nos favorezca.

Como no todas tenemos cuerpo de modelo ni medimos 1,80 cm os voy a dar unos truquillos a tener en cuenta a la hora de elegir el vestido si estáis rellenitas. Así os olvidais de hacer dieta (hacer dieta en Navidad es la peor idea del mundo) y os concentras únicamente en disfrutar estos meses que te quedan hasta el gran día.

Lo principal es que veas muchos vestidos, lo más fácil es entrar en la página web de Pronovias, Rosa Clará, Saint Patrick… así tendrás una idea de lo que te gusta y lo que no y podrás descartar muchos estilos.
Olvídate de los vestidos muy grandes (esos con capas y capas de tul), son bonitos pero no te favorecerán. Muchas mujeres eligen un vestido enorme para que les tape lo que no quieren enseñar. Gran error, ya que en lugar de disimular tus defectos te hará parecer enorme.

También quedan descartados los vestidos muy recargados de encaje o pedrería, las telas brillantes y las mangas abullonadas. Los vestidos con “cola de sirena” te acentuarán demasiado las caderas, este tipo de vestido solamente le queda bien a mujeres altísimas y delgadas pero con algo de curvas.

Sin embargo los vestidos con forma de trapecio, sin mucho volumen, te quedarán perfectos. Las mangas deben estar a tu medida: ni muy anchas ni ajustadísimas.

En resumen, la mejor opción es el vestido de novia clásico. Con el talle ligeramente alto y la falda amplia o de estilo “medieval”, suelto pero no ancho. ¡Estarás guapísima!