Cómo llevar tacones sin que te duelan los pies


Queremos salir de fiesta pero siempre dudamos en si ponernos zapatos con tacones, son más elegantes y nos hacen parece más altas pero al final de la noche nos duelen los pies. Para que esto no suceda es importante que estén bien ajustados, de modo que el zapato no te resbale hacia delante, ya que provocará que el dedo gordo aguante mucha presión y terminará por salirte una ampolla. Si se trata de sandalias con tazón lo mejor es que vayan sujetas al tobillo, para también evitar que tu pie deslice.

Las plantillas de silicona son otro truco que pueden ayudarte a evitar el dolor. Puedes encontrar de muchas formas y tipos. Por ejemplo, si te suelen doler las almohadillas o te has comprado unos tacones demasiado altos a los que no estás acostumbrada, unas plantillas te ayudarán a absorber la presión en la zona y podrás andar con mayor comodidad. Se venden en farmacias y no cuestan mucho dinero. Además, se pueden adaptar perfectamente a cualquier tipo de zapato.

Otro tipo de zapatos que suelen crear dolor en los pies, son los que están abiertos en la punta, además están muy de moda especialmente en verano. Lo bueno es que la presión no se centra en los dedos, ya que quedan al aire libre, evitando la aparición de callos y juanetes. Si ya los tienes y te resultan molestos, consulta a tu podólogo para que te pueda dar mejores consejos que nosotros.

Si quieres llevar tacones, los más recomendamos son los anchos. Se trata de un calzado que te proporcionará más estabilidad y por tanto el peso de tu cuerpo quedará repartido en una mayor superficie, perimiéndote estar de pie durante más tiempo sin cansarte. La forma del zapato también será fundamental en este caso. Si te los tienes que comprar mira que la inclinación del tacón sea más suave, de eso modo el arco de tu pie estará más cómodo y por tanto más aliviado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *