Cómo vestir para una boda en verano


Las bodas siempre son grandes eventos donde lucir estupenda, seas la novia, la madrina o una invitada. Todas las mujeres que vamos a una boda elegimos nuestro modelito con la intención de brillar con luz propia y que todo el mundo recuerde al día siguiente lo divinas que estábamos. Las bodas pueden ser durante todo el año, así que los modelitos que llevamos a ellas serán muy diferentes. En este caso te daré unos cuantos consejos para que vayas ideal en una boda de verano:

– Las tendencias en vestidos para el verano 2011 nos traen el gran éxito que tienen los vestidos cortos sobre los largos, algo lógico ya que nos encanta lucir las piernas bien bronceadas. La altura es ligeramente sobre la rodilla y las faldas suelen ser con vuelo, recomendable para las de piernas un poco gorditas, ya que ayuda a simularlas; o tipo tubo, que estiliza la figura para las de piernas largas. Los brillos sutiles vienen con las lentejuelas y las telas como el satén y la seda que reemplazan a los recargados estampados.

– En cuanto a los diseños, los vestidos para el verano son en su mayoría strapples o con escotes en V y mangas en un solo lado; recomendamos a las chicas que tienen poco busto irse por los strapples y, a las que lo tienen un poco más prominente, utilizar los de escote en V.

– La cintura marcada es el detalle que resalta la figura veraniega y que se puede complementar con un adecuado y combinable cinturón, más que nada si estamos en un matrimonio durante el día que nos permite ser un poco más informales.

– En cuanto a los colores, elige usar colores fuertes y vivos que ayuden a resaltar bronceado, aunque desde tres o cuatro días antes de la boda no tomes el sol no vaya a ser que vayas rojiza en lugar de morena.

– En cuanto a los complementos, elige un bolso de mano en el que poder llevar tus cosas pero que no sea muy grande ya que cuanto mayor sea el tamaño mayor la elegancia que te quitará.

– No te olvides que lo importante es elegir un vestido con el que te estés cómoda, ya que de nada te valdrá estar estupenda si no te vas a sentir bien en él. Lo mismo con los zapatos, si la boda es de día puedes llevar sandalias planas o de tacón, pero ten cuidado no vaya a ser que te molesten. Pruébalas antes y camina en casa con ellas un par de días si son nuevas para que no te quiten horas de baile el día de la boda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *