Guantes o cómo dar estilo a tus manos

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0


Sí, lo sé, aún hace calor y parece que el otoño no quiere asomar… Pero más vale estar prevenidas e ir pensando en todas aquellas cosas que vamos a necesitar cuando llegue el fresquito que, como siempre, llegará de golpe. A veces no le damos el valor de estilo a determinadas prendas pues no pensamos en ellas más allá de su función. Los guantes son una de esas prendas de la que sólo nos acordamos cuando nuestras manos no pueden más y lo cierto es que dan mucho juego.

No sólo para el frío

Los guantes están pensados para proteger nuestras manos del frío, sí, pero también para darles un toque de estilo porque ¿acaso unos guantes de seda protegen? No demasiado. Son muchos los looks que se pueden combinar con un par de guantes, sobre todo los de noche.


Los guantes representan la delicadeza y siempre se han asociado a gente adinerada. Hoy en día, más allá de su uso como abrigo, los guantes son un detalle, un toque que, como el resto de accesorios, puede hacer que tu estilo cambie de forma drástica.

Lógicamente en verano es difícil usar guantes y se asocian más a looks de invierno y otoño, pero algún look nocturno, para una boda por ejemplo, con unos guantes cortos de encaje o transparentes puede hacer que todas las miradas caigan sobre ti.

Tendencias de otoño

Este otoño hay dos tendencias claras, una más natural y la otra más alternativa. El punk, como sabéis, es el rey de este otoño y su inspiración llega incluso a los guantes. Mitones de cuero, tachuelas o abalorios metálicos o guantes en rojo con respiraderos son algunas de las tendencias más alternativas.


La lana se convierte en lo opuesto al punk ofreciendo un look natural, cálido y que recuerda a la infancia. Manoplas o guantes estampados, de inspiración infantil, pueden ser el toque para un look casual de domingo. ¿Con cuál te quedas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *