Ideas para disfraces


Si tienes pensado acudir a una fiesta de disfraces y no sabes qué ponerte. Te damos algunas ideas que siempre son muy acertadas. Además, todos estos disfraces los puedes crear con elementos que seguramente tienes en casa, sin necesidad de alquilar ningún vestido. Abre tu armario, deja volar tu imaginación y probablemente tu personaje será un éxito.

Si eres soltero la mejor opción es un traje de pirata. Ponte un traje de pescador, botas, camisa, chaleco, un parche en el ojo y banda en la cabeza. Además, si te pones una argolla gigante en una de tus orejas y una cinta de cuero ancha seguro que eres el pirata más completo.


Si eres un poco traviesa, opta por ser una diablilla. Vístete de rojo o negro. Ponte un vestido o un equipo de leggins y remera. Lo único que deberás comprarte será una vincha con cuernitos que puedes conseguir en cualquier tienda de disfraces.


Si tienes un vestido todo negro puedes convertirlo en el traje del Conde Drácula. Agrégale una capa y un buen maquillaje con base pálida, labios morados y oscuras ojeras para dar miedo. Este disfraz queda muy bien si la fiesta es de noche.


Un disfraz atrevido pero también sexy es el de enfermera. Ponte una chaqueta blanca ajustada, medias, tacos y la típica cofia en la cabeza. Lleva colgado al cuello un estetoscopio. Puedes conseguir alguno similar a los reales en las casas de cotillón.


Las brujas también son un clásico. Para vestirse como ellas puedes tomar cualquier vestido oscuro y lo único que tendrás que comprar es un sombrero de bruja. Un maquillaje oscuro y los pelos despeinados.


Si te presentas junto con tu pareja, podéis poneros disfraces con el mismo tema. Por ejemplo, una pareja de punks vistiendo de negro, con calzado con plataforma y cadenas. Además de un peinado con cresta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *