Las peor vestidas de los Oscar 2012


Los patinazos de estilo en las alfombras rojas son el pan de cada día para muchas actrices. Sin embargo, otras de impecable trayectoria sorprenden de vez en cuando con sonoras meteduras de pata. En esta gala de los Oscar 2012, quizá el tropezón más llamativo lo ha dado la fantástica y menuda Natalie Portman, que siempre ha sido una de las más elegantes y ayer se enfundó con un abullonado palabra de honor rojo anaranjado y de topos negros. ¿Cómo se entiende ese estampado para un vestido de noche? Fácil: se trata de un Dior vintage de 1954. No hemos de olvidar que vintage, a veces, es sinónimo de pasado de moda.

La actriz Cameron Diaz tampoco estuvo acertada. Se decantó por un Gucci en tonos marfil con plisados y volantes. El torso le quedaba muy ajustado, raro incluso: le marcaba los pezones y le hacía un pecho caído, ya que el escote palabra de honor lo llevaba muy bajo. Pero lo que no encajaba era ella: desde que se aficionó al bótox, perdió tersura. Y sin frescura, este vestido empolvado es mejor guardarlo en un armario.

Más problemas de pecho, de volantes y de plisados para Viola Davis, nominada por la película Criadas y Señoras. La actriz se estrenó en la ceremonia de los Oscar con un diseño verde de Vera Wang. Pero grandes diseñadores no son sinónimos de acierto seguro. El modelo debe sentar como un guante al cuerpo y ser fiel al estilo de quien lo luce. En este caso, no se respetan esas premisas, por lo que el resultado es desastroso.


¡Ah, Angelina Jolie! Tan elegante a veces, tan gótica en otras ocasiones. Ayer le venció su lado canalla con este vestido de terciopelo negro (y soso) con apertura lateral, que firma Atelier Versace, y que sólo acompañó con su melena suelta y labios rojos. No, no y no.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *