Consejos para escoger el sujetador ideal

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0


El sujetador es uno de nuestros mayores aliados a la hora de sentirnos bellas y potenciar el bienestar de las prendas que vestimos. Sin embargo, muchas mujeres creen que para lograrlo hay que renunciar a otros aspectos importantes, como la comodidad y la conservación del pecho para que permanezca con la mayor firmeza posible con el paso del tiempo.

Así, antes de comprar un sujetador se deben tener en cuenta diferentes aspectos, como la talla o la forma. Como se trata de una elección importante tanto para nuestra salud como para potenciar la belleza, queremos echarte una mano para que escojas la prenda perfecta para ti. ¿Preparada?

La talla

Lo más difícil en la compra de un sujetador es acertar con la talla. Para tener éxito con la elección, debes tener en cuenta el contorno del pecho por debajo del pezón, que viene marcado por un número (85, 90, 95…), y el contorno del pecho por encima del pezón, que indica profundidad de la copa y viene marcada por una letra. Como las tallas existen de 5 en 5 cm, es posible que estés entre dos tallas. Si es tu caso, elige siempre la más grande.

La forma

En el mercado existe una gran variedad de modelos de sujetador. Así, podrás escoger el sujetador clásico o con aros, que asegura comodidad y sostén para casi todos los pechos; el sujetador sin aros, que es más cómodo y se adapta a todo tipo de pechos; el balconet, muy escotado y perfecto para pechos pequeños; el sujetador cruzado a la espalda, que ofrece el mejor sostén para las deportistas; el corpiño, ideal para salir de noche y llevar un look súper sexy; el sujetador sin tirantes, perfecto para llevar con escotes palabra de honor; y el sujetador con forma de triángulo, ideal para las jóvenes y las siluetas delgadas.

Push-up

Mención aparte merece el push-up. Este tipo de sujetador es uno de los más sensuales y, por supuesto, es la opción ideal para los pechos pequeños, ya que ayuda a realzarlos y a aumentar visualmente su volumen. Además, gracias a él se juntan los pechos que tienden a estar un poco separados para formar el canalillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *