Todos los vestidos de Penélope Cruz en los Oscar


La gala de los Oscar marca el estilo de cualquier estrella. Nuestra actriz más internacional, Penélope Cruz, ha ido puliendo su look año a año. Después de varias pruebas y errores, a lo largo de las últimas ediciones de los premios del cine se ha ganado a pulso un puesto entre las más elegantes. Repasemos sus vestidos.


Cruz acudió por primera vez a la ceremonia de los Oscar en 1993, año en la que la película de Fernando Trueba Belle Epoque se alzó con la estatuilla a la mejor película de habla no inglesa. La actriz era todavía una adolescente, que escogió un vestido negro con transparencias. Elegante pero juvenil.


Tardó muchos años en regresar a la alfombra roja más importante del mundo. Fue en 2000, de la mano de Tom Cruise y vestida con un minimalista Ralph Lauren de seda azul. Fue aquel año cuando gritó “¡¡¡Pedro!!!” para entregarle el Oscar a su amigo. De tanta emoción, casi se le salió una teta.

Al año siguiente volvió a repetir diseñador, pero esta vez el modelo era muchísimo más elegante y bello. Un gran vestido negro con brillos y la espalda escotada. Estaba deslumbrante y con este modelo dejaba entrever su verdadero estilo.


Año 2005. Escoge un Oscar de la Renta en amarillo pastel. Un vestido columna con toques de volumen que tanto le gustan. Pero ese color… no ha sido su mejor elección.

Quizá para resarcirse de aquel patinazo, en 2007 se esmeró muchísimo más a la hora de escoger el modelo: un apabullante Versace en tono rosa empolvado que la llevó a las portadas de la prensa internacional. Penélope Cruz se había convertido en la mejor vestida de los Oscar.

En 2008 regresó al Kodak Theater para acompañar a Javier Bardem. Su vestido estaba en consonancia: uno negro de Chanel. Elegante y discreto. Al fin y al cabo, aquel año no estaba nominada.

Llegó 2009, su año, su Oscar. Logró la preciada estatuilla y subió a recogerla enfundada en un Balmain vintage que pagó de su propio bolsillo. Muchas estrellas llevan los vestidos prestados. Ella se había enamorado años antes de esta joya y no dudó en comprarla para lucirla en su gran día. La inversión le valió la pena: también repetió título de la mejor vestida de la alfombra roja. Estaba, sencillamente, espectacular.

En 2010, Cruz escogió un Donna Karan en color burdeos con escote asimétrico y volumen en la cola. Gustó mucho a unos. A otros, no tanto.

Y el pasado año Penélope Cruz volvió al Kodak Theater tan solo un mes después de haber dado a luz. Sin casi barriga y con un generoso escote de madre reciente, la actriz se enfundo en un L’Wren Scott de paillettes rojos. A algunos les pareció un exceso. A mi me pareció que iba estupenda. ¿No se nota en su gran sonrisa? ¿Qué os parece a vosotras? ¿Qué vestido os gustó más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *