Elegir el vestido de novia


Una boda es, sobre todo para los contrayentes, un día muy especial. Una novia puede pasar meses asegurándose de que cada detalle salga a la perfección el día de la celebración. Una de las partes más importantes de esa celebración es el esperadísimo vestido de la novia. La novia es, casi, el centro de atención durante todo el día.

La gran variedad de vestidos de boda que actualmente hay disponibles en el mercado es asombrosa. Para evitar que la elección sea demasiado complicada aquí tienes unas cuantas ideas que te ayudarán a realizar la elección más correcta.

-La primera decisión que una novia debe tomar es qué tipo de vestido quiere utilizar. Aunque hoy en día hay muchísimos tipos de vestido siempre hay que tener en cuenta cosas como por ejemplo la religión. Por motivos religiosos hay novias que no se pueden olvidar de llevar ese día el sari.

-Hay que tener muy presente la temporada estival en la que se va a realizar la celebración. Si la boda es en verano las telas serán más ligeras (gasa, georgette, etc.) y las mangas serán cortas. Si la boda es invierno la tela será más gruesa (satén, terciopelo).


-Considera la forma de tu cuerpo y qué tipo de vestidos son los que mejor estilizan tu figura. Hoy en día eso no es un gran problema debido a la gran variedad de estilos que hay.

-Lamentablemente el presupuesto es uno de los grandes protagonistas a la hora de elegir el vestido. Si no quieres caer en la tentación cuando vayas a la tienda marca exactamente el rango económico de los vestidos que han de enseñarte.

-Tu vestido debe ser todo terreno, es decir, el día de la la boda es larguísimo y normalmente con un par de cambios de escenario. Debes poder manejarlo fácilmente. La comodidad es fundamental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *